¿Cómo procesar los datos en una Ciudad Inteligente (SmartCity)?

El procesamiento de datos en una ciudad resulta muchas veces complejo. Con las cantidades ingentes de información que se generan a cada instante (Big Data) y manejan -incluso a nivel de una pequeña ciudad o municipio- se hace necesario tratar y organizar (procesar) con exhaustividad dichos datos a fin de obtener información que permita una mejor toma de decisiones. 

Foto: cloudtweaks.com

En este artículo analizaremos modelos y soluciones que se están aplicando actualmente en varias ciudades de Estados Unidos y España y que buscan hacer más fácil, homogéneo y por tanto replicable el manejo de los datos en las Ciudades Inteligentes

El estándar WWC de WhatWorksCities 

WhatWorksCities es una iniciativa de Bloomberg Philanthropies lanzada en abril de 2015 y que pretende trabajar de forma continua con las ciudades seleccionada hasta 2018. Esta iniciativa busca ayudar a 100 ciudades estadounidenses de tamaño medio (entre 100.000 y 1.000.000 de habitantes) a mejorar el uso de sus datos y evidencias para mejorar los servicios, informar la toma de decisiones a nivel local e involucrar a los residentes. Esta constituye la iniciativa filantrópica más completa de la nación para ayudar a líderes locales a identificar e invertir en lo que mejor funciona, identificando áreas de crecimiento y mejorando la vida de las personas. 

Foto: @WhatWorksCities

El consorcio de organizaciones líderes ha sido montado por Bloomberg Philanthropies para proporcionar un programa de apoyo de expertos que incluye el equipo de Behavioral Insights, el Centro para la Excelencia del Gobierno de la Universidad Johns Hopkins, el Laboratorio de Rendimiento del Gobierno de la Harvard Kennedy School, Resultados para América y la Fundación de la Luz Solar. 

Lograr obtener el estándar de lo que funciona en las ciudades refleja un conjunto de aspiraciones y actividades que crean una base sólida para el uso eficaz de los datos y evidencias dentro del gobierno de la ciudad. 

Los cuatro componentes que se manejan son: comprometerse, medir, hacer balance y actuar y se complementan entre ellos y reflejan las prácticas que los líderes de la ciudad han tomado en todos los Estados Unidos para avanzar en la eficacia de sus gobiernos. 

Sedes de Whatworkscities están situadas en todas las regiones de los Estados Unidos en 25 estados. Incluyen ciudades que acaban de empezar a trabajar con los datos y evidencias y otras ciudades que están más avanzadas y están tratando de ampliar "lo que funciona" en la práctica. Todas se han comprometido públicamente a mejorar el uso de los datos y evidencias para mejorar los servicios, informar a nivel local e involucrar a los residentes. Con la adopción de la Norma WWC, son parte de una red nacional de gobiernos locales comprometidos a utilizar los datos para mejorar el rendimiento y los resultados que hacen mejor la vida de sus residentes. 

En todo el país, alcaldes y líderes están aprovechando el poder de los datos y evidencias para tomar mejores decisiones para sus ciudadanos. Es un movimiento de rápido crecimiento, que incluye las ciudades de clase mundial de todo tipo y tamaño, y hay espacio para muchos más. 

Whatworkscities se asocia con alcaldes y principales ejecutivos de la ciudad que están comprometidos con este enfoque, proporcionando asistencia específica a las necesidades locales sobre el campo de entrenamiento, el acceso a la experiencia de clase mundial, las conexiones iguales entre ciudades que afrontan retos similares, y la ayuda con la aplicación de soluciones técnicas. Los componentes se refieren a:

1. Comprometerse 
Los líderes se potencian a través de compromisos públicos para obtener mejores resultados para sus residentes mediante el uso de datos y evidencias, a través de la definición de objetivos y progresos, compromiso público del estado, involucrar a los residentes; y la colaboración y el empoderamiento. 

2. Medir 
Las ciudades utilizan los datos y las herramientas a su disposición para medir el progreso e involucrar a los residentes a lo largo del camino, a través de la recolección de los datos, centrarse en los resultados y compartir frecuente y abiertamente los datos. 

3. Hacer balance 
Las ciudades revisan constantemente y reflexionan a partir de medir el progreso, aprender y hacer las correcciones y mejoras, a través de entender el rendimiento, evaluar el progreso y valorar el impacto. 

4. Actuar 
Los líderes de las ciudades utilizan los datos y evidencias para fundamentar las decisiones importantes y tomar medidas a través del uso datos y evidencias para fundamentan decisiones, facilitar la utilización pública de los datos, el uso de evidencias de impacto y el redireccionando de fondos. 

El estándar IDE 

Por su parte, en gran parte de España se hace uso del estándar IDE o Infraestructuras de Datos Espaciales, conjunto de tecnologías, políticas, estándares y recursos humanos para adquirir, procesar, almacenar, distribuir y mejorar la utilización de la información geográfica, las IDE facilitan el transporte de información geoespacial y promueven el desarrollo social, económico y ambiental del territorio. En tal sentido, el mejor método para tratar información local debe estar basado en una IDE, que nos permitirá acceder fácilmente a la información, no replicar datos y utilizarlos de forma común, sea quien sea el usuario. Además permiten hacer el seguimiento y seguir la evolución en el tiempo de la información cartográfica y, más allá, geográfica. 

El esquema general que configura una IDE como el eje central alrededor del cual construir los servicios de las Ciudades Inteligentes (Smart Cities) recoge varios modos en el nivel de captación de información: datos de referencia, información en tiempo real, datos históricos e informaciones de terceras partes. 

Foto: mobileworldcapital.com

Representación espacial de los datos 

En promedio el 90% de los datos que se generan son susceptibles de ser geoposicionados. Por tanto, prácticamente la totalidad de los datos que manejamos tienen una componente espacial, una ubicación, un lugar donde posicionarlos geográficamente y son proclives a su representación. 

Para su representación existen actualmente herramientas creadas a tal fin poderosas y adaptables a los diversos cometidos. Por ejemplo, está la aplicación española CARTODB. Este es un software bajo plataforma de Computación en la Nube (Cloud Computing) que proporciona herramientas SIG y cartografía web para su visualización en un navegador. Sus usuarios pueden utilizar la plataforma libre de la empresa o desplegar su propia instancia de software en código abierto. Cuenta con varios componentes fundamentales como la aplicación web, donde los usuarios pueden administrar los datos y crear mapas personalizados. Los usuarios avanzados pueden acceder a una interfaz web para manipular los datos y aplicar estilos de mapas utilizando un lenguaje de cartografía similar a CSS, otro componente es un API cartográfico que actúa como un servicio dinámico y por último, está la biblioteca que pueden representar los mapas y las API en visualizaciones completas o ser utilizado para integrar datos en otras aplicaciones web. 

Las app componentes de localización 

Con la reciente proliferación de apps para todo, el mundo de la movilidad está más que presente e invita a los geógrafos a adaptarse y ser protagonistas, ya que se están observando nuevas ideas con componente innovadores que encajan a la perfección en este mundo de las Smart Cities

En el caso de aplicaciones fundamentalmente basadas en la localización se encuentra Bicimetro propuesta desarrollada por GEOCyL y PlumTIC cuyo objetivo principal del proyecto es promover la movilidad ciclista, poniendo en valor la red de carriles bici existentes en las ciudades, iniciando su plan piloto en la ciudad de Valladolid, Castilla y León (España). Mediante la generación de información y contenidos digitales, la creación de rutas fomenta y fortalece la decisión de los ciudadanos de utilizar esta forma de desplazamiento urbano. El proyecto se basa en aprovechar la red de carriles bici existente en las ciudades y la propuesta de itinerarios urbanos óptimos para crear las rutas idóneas para circular, de un punto a otro de la ciudad, a través de líneas virtuales para desplazarse en bicicleta. ¿Y cómo lo hace? La aplicación calcula la ruta óptima basándose en la información vectorial de la cartografía. Para estos cálculos ponderados, esta app utiliza una capa publicada en un servidor de mapas, con la información vectorial de las líneas que representan a los carriles bici de la ciudad y las líneas más seguras para desplazarse en bici. Además, para completar los tramos donde no existan estos carriles bici, se utiliza una capa vectorial con ejes de calle. Esta aplicación relativamente sencilla, ha calado notablemente entre los usuarios: información rápida, gratuita, sencilla, digital e intuitiva, la clave. 

Otras aplicaciones basadas en localización, y entre las más conocidas, son Layar o aquellas referidas a incidencias urbanas, de gran calado y repercusión entre la ciudadanía actualmente. Layar no es más que un nombre comercial de un formato de aplicación de realidad aumentada o RA, pero la más extendida hasta el momento. Permite, mediante la localización, visualizar en un dispositivo móvil los elementos que carguemos en la aplicación, mostrados en capas, funcionando como un SIG. La diferencia es que la información se representa sobre la cámara del dispositivo, en 3D, mostrándonos los ítems en función de la distancia y orientación. Suele utilizarse fundamentalmente para localizar establecimientos o actividades comerciales, pero también para ubicar diferentes elementos patrimoniales en la ciudad. 

Sobre las aplicaciones de incidencias urbanas, cabe destacar que son una herramienta muy útil, fundamentalmente para la administración local, puesto que permiten solucionar problemas ciudadanos con rapidez y eficiencia. Se basan en posibilitar al usuario, mediante su aplicación móvil, denunciar incidencias, problemas o inconvenientes que el ciudadano se encuentra en su quehacer diario. Con la localización automática desde donde lanza la incidencia, esta llega automáticamente al servicio encargado del Ayuntamiento para procesarla con un tiempo de respuesta entre 24 y 48 horas. 

Mejora de la ciudad a través de los SIG 

Existen infinidad de aplicaciones para las que se utilizan los SIG o GIS. Esta amplia multitud de herramientas y destinos para esta forma de organizar la información, espacial, marca su versatilidad y, a su vez, transversalidad. 

En este sentido, una de las ventajas comparativas en la utilización de los Sistemas de Información Geográfica (SIG) como bases de datos para ordenar la información según el criterio espacial, ya que tienen carácter transversal, horizontal, multidisciplinar y coetáneo. 

Soluciones a la movilidad 

Así, la aplicación de los SIG en la gestión de información se puede encontrar en variados y muy dispares sectores. Desde la movilidad, con ejemplos como Google, pasando por los SIT (Sistemas Inteligentes de Transporte) desde los que se controlan todo tipo de variables y elementos: servicios de emergencia, priorización semafórica, gestión de flotas, ocupación de los aparcamientos -tanto subterráneos como en superficie-, etc. para tener un panorama y situación de la movilidad urbana en cada momento (mapas de tráfico, flujos, etc.) pasando por los mapas temáticos o específicos que partirían de la cartografía generada a través de un propio SIG que aglutine información muy concreta como por ejemplo aquella basada en sensores ambientales, que nos ofrecen información acerca de la coyuntura ambiental o calidad del aire en cada momento. Pero además estos sensores hoy en día no son estáticos, sino dinámicos; se incorporan en flotas de transporte público (autobuses urbanos, taxis, etc.) además de coches de policía incluso, para ofrecer una información más precisa y abaratar en costes frente a lo que supondría la infraestructura con estaciones de medición para toda la superficie que cubren. Toda esta cartografía temática, como los mapas de polución o contaminación, está basada en los SIG que, unidos a sensores, proporcionan información en tiempo real de multitud de variables. 

Soluciones para agua inteligente 

Otra aplicación recurrente es aquella relacionada con las soluciones “Smart Water”, las ciudades inteligentes hacen uso de las innovaciones más avanzadas y encaminadas a optimizar los procesos de gestión integral del agua, y con ello utilizan los SIG para su manejo y mejora. En la gestión del agua, gracias a esfuerzos en I+D tecnológico, a las tecnologías de la información y comunicación y a los nuevos modelos y prácticas de gestión, se han producido notables avances para reducir el consumo tanto de agua como de energía, así como para mejorar las condiciones de vida, la garantía cualitativa y cuantitativa del suministro urbano, la sostenibilidad y la protección frente a desastres naturales; es aquí donde entran en juego los sistemas de información con componente espacial. 

Las redes de agua inteligente (Smart Water Grids), permiten una mejora en el conocimiento sobre el uso del agua, tanto industrial como residencial, lo que trae consigo ahorro y nos posibilita conocer casi en tiempo real dónde se producen fugas, y así una reparación más rápida. Además, la prevención y protección frente a inundaciones urbanas, gracias a la implantación de sistemas de gestión de drenaje avanzados, basados en información meteorológica, y sistemas de telecontrol basados en los SIG permiten una gestión, preparación y alerta temprana ante estos episodios que se traducen en un gran ahorro de recursos para hacer frente a los desastres que supone el prescindir de estos sistemas. 

Soluciones para accesibilidad 

La accesibilidad, como no, es otro de los campos de actuación que, además, está en constante proliferación y desarrollo actualmente. Hoy en día, las políticas de accesibilidad, tanto a la información para aquellos grupos con riesgo de exclusión a esta, como para las personas discapacitadas, física o psíquicamente, juegan un papel fundamental. En este sentido se crea cartografía para hacer los municipios más accesibles (no por intervenir sobre la vía pública, sino aprovechando la infraestructura ya existente), advirtiendo a los usuarios de cuáles son las zonas por las que pueden circular sin problema o con menor dificultad. Pero no sólo esta información cartográfica de accesibilidad para personas disminuidas, sino adaptada a las diferentes edades: jóvenes y personas mayores, que muchas veces forman parte de la conocida “brecha digital”. 

Los datos abiertos aplicados a los SIG 

Por último, interesantísimo es mencionar los datos abiertos (open data) aplicado a la cartografía y a los SIG. La clave del éxito de esta información espacial se basa en la colaboración, la creación de mapas por parte de la ciudadanía. Son los propios usuarios los que mejor pueden aportar información (quizá no sepan la mejor manera de representarla, pero sí son quienes mejor conocen las realidades de su entorno). Es por esto que, proyectos como Open Street Maps, triunfan en nuestros días, creados por la población que, sin ánimo de lucro, aportan valor a los datos geoespaciales al más puro estilo Wikipedia. Sin olvidar, que dicha información siempre habrá de ser validada. 

La movilidad y el geofencing 

El geofencing es otra de las principales aplicaciones del campo de la movilidad. Consiste en valorar la experiencia del usuario para ofrecerle ofertas, promociones y servicios customizados o personalizados según sus hábitos e intereses. Pero no sólo se queda en esto, sino en tendencias horarias -que acompañan a la “rutina espacial” de cada consumidor. Esto se traduce en el conocimiento por parte de estos sistemas, de los hábitos en fracciones anuales, semanales y/o diarias, funcionando de forma similar a Google Transit que, aunque no es una aplicación que deba relacionarse directamente con el geofencing, sí funciona del mismo modo, puesto que toma información de los usuarios (conductores) para establecer unas conductas según sus prácticas habituales a la hora de desplazarse, para posteriormente tratar esos datos y ofrecer al usuario de la app o herramienta información -no en tiempo real- simulada del tráfico o afluencia de vehículos para cada momento del día, día de la semana y lugar por donde se desplacen. 

A través de este modelo de geofencing o “geo-cercado” se consigue entre otras cosas fidelizar clientes, a través de ofrecer las ofertas que buscan en el momento que buscan. De este modo, cuando un usuario se desplaza por una zona comercial, según el análisis de datos previo (de rutina y gustos o hobbies), estas aplicaciones ofrecen descuentos personalizados o promociones especiales para el perfil del consumidor. Por tanto se podría considerar al geofencing como una excelente tecnología para promocionar eventos sociales como abras de teatro en las ciudades u otra actividad que incentive la recreación sana entre los ciudadanos. 

Sin duda datos será lo que sobre en el futuro próximo y hay que estar preparados para sacar lo mejor de ellos en busca de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y optimizar los recursos naturales y económicos que cada vez son más limitados para los líderes de las ciudades y por otra parte demandados por los ciudadanos.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario