Smart City: ¿Inteligente o Verde?

La era digital está permitiendo a los planificadores de las ciudades dar forma a la manera en que las ciudades serán gestionadas y desarrolladas para ser "inteligentes" y sostenibles. La tendencia que predomina en el planeta es aquella en la que las ciudades se siguen expandiendo, la densidad de población aumenta, los espacios naturales escasean y los problemas ambientales como el ruido, la contaminación, el tráfico congestionado, la escasez de agua y el impacto del cambio climático, se exacerban. En medio de este panorama, cada vez más, la expansión urbana dará paso a una visión del futuro digital de la vida urbana, donde las ciudades serán lugares en que la gente experimente la vida, el trabajo y el ocio, no sólo un paisaje lleno de ladrillos sin vida, acero y hormigón. 

Reykjavik, Islandia
Foto: catai.pt

¿Inteligente o verde? 

Ciudades sostenibles tienen acceso a los datos pertinentes para optimizar la forma en que se gestionan y desarrollan las personas. Tales datos son de múltiples facetas, con el sensor y la tecnología de la Internet de las Cosas (IoT), la captura de información va desde el uso de la energía renovable a bajo o cero emisiones de carbono de transporte hasta la vigilancia de la salud a los servicios accesibles a las personas, la mejora en la experiencia de vivir en un mundo digital conectado. Los datos también impulsan cambios en los complejos de fabricación industrial adyacentes a la ciudad, utilizando la infraestructura de obra inteligente para impulsar el valor de las relaciones cada vez más eficientes entre personas, procesos y tecnología. 


Top Ten de las ciudades más verdes del mundo 

En la actualidad, existen algunas ciudades que han decidido reinventarse adoptando formas de vida más verdes y sostenibles. Esto se puede ver en la evaluación que se hace anualmente para obtener el "top ten" de las ciudades más verdes del planeta, aunque dicha evaluación se realiza principalmente en las ciudades de los países más desarrollados del mundo. En la evaluación del año 2015, destacan ciudades de países escandinavos como Noruega, Dinamarca, Suecia e Islandia, y desde luego aparecen ciudades de Inglaterra, Alemania, Canadá y Estados Unidos. 

Asimismo, se seleccionaron 17 grandes ciudades en América Latina, entre las que se encuentran Puebla, Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México, el criterio fue precisamente ciudades con una gran población y que debido a esto presentaran una continua expansión de su infraestructura. Como es obvio, el común denominador de todas estas ciudades es su medio ambiente urbano caracterizado por la congestión del tráfico, la disposición de desechos, la calidad del aire, el saneamiento, entre otros, aunque con evidentes matices en cada uno de los casos. 

El Índice de Ciudades Verdes es calculado por "Economist Intelligence Unit" (EIU) y patrocinado por Siemens, y se calcula a partir de ocho categorías: energía y CO2, uso de la tierra y edificios, transporte, desechos, agua, saneamiento, calidad del aire y gobernanza medioambiental, y 31 indicadores ambientales que se ubican según su naturaleza en cada una de las categorías. Por ejemplo, en la categoría de uso de la tierra y edificios, se utilizan cuatro indicadores: áreas verdes por persona, que resulta de sumar los parques públicos, áreas de recreación, senderos verdes, canales de agua y de otras áreas protegidas accesibles al público en m2 por habitante, la referencia que toma es difícil de alcanzar superior de 100 m2 por habitante. La densidad de población o cantidad de personas por km2, la política de construcciones ecológicas, un indicador cualitativo que considera los esfuerzos de una ciudad por minimizar el impacto ambiental de la construcción de edificios y su desempeño futuro como edificio sustentable, y la política de uso del suelo de una ciudad, también indicador cualitativo, que pretende evaluar el grado de esfuerzo que hace una ciudad para minimizar el impacto ecológico. 

En estos últimos años, los temas que atendieron las diferentes ciudades con acciones concretas y permanentes incluyen el Transporte. En este tema, es claro el privilegio que se da al uso de la bicicleta y del transporte público, y se desestimula el uso del automóvil. Casos como el de la ciudad de Adelaide en Australia, en donde se ofrecen más de 500 bicicletas para usarse de forma gratuita, y que cuenta en el transporte público con el autobús Tindo, el primero en todo el mundo que está impulsado por energía solar, equipado con aire acondicionado e Internet inalámbrico; o la ciudad de Portland en Oregon, que cuenta con 250 kilómetros de carriles para bicicletas, caminos y senderos para peatones; o la ciudad de Zermatt, Suiza, que a pesar del aumento en la industria del turismo suizo, ha sabido defenderse del desarrollo de la infraestructura moderna y la creciente demanda de tráfico. Sus calles están llenas sólo de peatones, la gente usa sus bicicletas, los carros son tirados por caballos y existe un par de coches eléctricos que son utilizados como vehículos de emergencia. 

Un tema relacionado al del transporte es el de la Energía, el cual expresa muy directamente el combate que se hace contra el calentamiento y cambio climático global. La ciudad más verde del mundo es Reykjavik, de Islandia. En esta ciudad prácticamente toda la energía es renovable. La actividad geotérmica es una de las principales fuentes de energía y casi todo el suministro de energía para electricidad proviene de esta energía calorífica, sólo el 0.1 por ciento se genera con los combustibles fósiles. Para 2050, esperan que todos los sectores de la economía de la ciudad sean casi totalmente independientes del uso de combustibles fósiles. 

Malmö es la tercera ciudad más grande de Suecia y es considerada una de las ciudades más verdes porque alberga el tercer parque de energía eólica más grande del mundo. Además, se ha propuesto lograr en los próximos cinco años, una ciudad de carbono cero. Un avance importante que ya muestra esta ciudad, es el Puerto Occidental, un distrito dentro de Malmö, que se opera de manera efectiva con el cien por ciento de energía renovable obtenida del sol, el viento y de la energía hidráulica. Otras fuentes de energía sostenibles que se usan en esta importante ciudad son los biocombustibles que se producen de manera eficiente a partir de residuos orgánicos. 

Malmo, Suiza
Foto: megaconstrucciones.net

En Oslo, Suecia, desde 1960 iniciaron un programa de restauración de sus ríos, actualmente los ríos han sido revividos y una prueba de ello son los salmones comestibles capturados en el río de la ciudad. Freiburg en Alemania es una de las ciudades más limpias del mundo, esta ciudad es muy singular, ya que es una ciudad sin coches que ha logrado mantenerse medieval y tradicional, además, está rodeado de exuberantes colinas verdes. 

Vancouver tiene más de 200 parques limpios abiertos. Asimismo, en Portland se cuenta con una gran cantidad de frondosos espacios verdes, además, los residentes locales están llevando a cabo un programa para consumir los productos producidos localmente, y construyendo edificios con certificación LEED. 

En último lugar, existen ciudades que trabajan en innovadores programas de gestión de residuos sólidos y que sin excepción son consideradas ciudades limpias y saneadas. En Vancouver por ejemplo, un centro de innovación tecnológica desarrolló unos compactadores de basura que se operan con energía solar, la capacidad de estos es hasta cinco veces más que los convencionales. Esto significa un menor número de camiones de basura que arrojan bajas emisiones de carbono. 

Existen muchos desafíos significativos por superar. Sin embargo, en las ciudades que han crecido con el tiempo habrá edificios existentes y comunidades por incorporar, instalación de tecnologías apropiadas para gestionar los problemas energéticos y ambientales de una manera favorable a su historia. La yuxtaposición de espacios con servicios a la comunidad, ocio y espacios comerciales; y la incorporación de espacios naturales verdes para permitir a la naturaleza contribuir a mejorar la calidad del aire a través de la limpieza natural y la reducción de la contaminación; y los enlaces de comunicación entre ellos para seguir viviendo, será necesario para replantear el pensamiento que conduzca a la planificación de nuevos desarrollos. El uso de la inteligencia derivada de una plataforma de datos dinámica, la capacidad que deben tener las autoridades de las ciudades para gestionar el legado, sostener el presente y desarrollar el futuro, serán vitales para lograr ciudades inteligentes y verdes. 

Finalmente, este enfoque no sólo beneficiará al medio ambiente natural, sino que reducirá los costos en un mundo cada vez más conscientes de los costos, lo que lleva a una reducción drástica en los residuos domésticos, comerciales e industriales. Significativamente, se armonizará la vida, el producto y la naturaleza, creando espacios donde las personas se sienten seguros y cómodos con ellos mismos en un ambiente diseñado para sostener un estilo de vida saludable y productiva.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario