¿Quién te conoce más: tu mamá o Big Data?

Con el auge del Big Data, se vislumbra la desaparición de nuestro yo más íntimo, de nuestra creencia, de que somos cada uno alguien único e irreproducible. 

Foto: consultoria-estrategica.blogspot.com

¿Por qué? 

Hasta ahora nuestra mamá parecía ser (muchas veces), la persona que más nos conocía en este mundo. Además, poseíamos una especie de caja negra que nadie podía gobernar salvo nosotros, y que sólo podíamos abrir a los demás a nuestra voluntad, porque por lo general, somos propensos a mentir sobre nosotros mismos, a ver el mundo no como es, sino como somos. 

En todo caso, esa caja va a dejar de existir, querámoslo o no, porque se va a diluir poco a poco en el nuevo oro negro de la economía “Big Data". 

Para ampliar este tema, te invitamos a leer nuestro post sobre Big Data: Privacidad vs Personalización 

¿Cómo consigue Big Data conocernos más que nuestra mamá? 

A través de estadísticas y algoritmos que combinan nuestros gustos, preferencias, lenguajes, y demás particularidades que vamos manifestando a lo largo de nuestras vidas. Cada vez que compramos algo en Internet, manifestamos un dato, que se va añadiendo a otros, que poco a poco van formando una cadena o red de detalles nuestros que ni nosotros conocemos, o acaso tu recuerdas la fecha exacta en que compraste tu primera pastilla para el dolor de cabeza?. 

Cada vez que divulgamos un dato a través de las redes sociales, vamos revelando nuestras preferencias y alimentando a ese monstruo llamado Big Data que amenazada con conocernos más que nosotros mismos, porque esto es lo grandioso de Big Bata: nos conoce mejor que nosotros, porque nosotros inventamos historias, mientras que él no inventa nada. 

A través de Big Data, simplemente se van añadiendo datos personales, y muchos más datos, y se van construyendo perfiles, cada vez más completos y personalizados sobre cada faceta nuestra que interese a un sector en particular. Por ejemplo, a las empresas aseguradoras les interesa conocer tus preferencias de consumo (comida sana o chatarra), tus hábitos de vida (si eres una persona sedentaria o realizas actividad física), tus antecedentes familiares, que medicamentos compras, etc. 

Actualmente, muchas páginas captan los datos personales de los usuarios sin su autorización como tu Localización, sin necesidad de utilizar el GPS del móvil, muchas web acceden a la información a través de la API Google Geolocation. El resultado suele no ser muy exacto –entre 30 y 50 kilómetros de diferencia, en particular si se está en movimiento– pero da una idea de cómo una página web puede localizar un usuario sin su permiso. 

¿Cómo protegerse de esto? 

Olvídate de que si tú no usas Internet, estas protegido. En la actualidad, las aseguradoras están comprando los registros de tus tarjetas de crédito con el fin de obtener tus patrones de consumo. El supermercado es un colector de datos tan bueno o más que una página web como Amazon. La única posibilidad que tienes, es que no le intereses a nadie como cliente. 

Para ampliar este tema, te invitamos a leer nuestro post sobre Big Data ¿la pesadilla del futuro?

Dentro de muy poco, perteneceremos a una red infinita de estadísticas que no dejará de crecer, desde que nacemos hasta que muramos, y que sabrá todo sobre nosotros desde nuestro genoma hasta nuestra alma.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario