Big Data ¿la pesadilla del futuro?

El abuso de Big Data podría producir paranoia a los grandes responsables de la toma de decisiones tanto a nivel de gobiernos locales como empresas, así como también a los consumidores, incluyendo, el estar bajo la mira del gobierno, de las aseguradoras, de los empresarios y de los ciudadanos. Nos guste o no, hemos entrado en la era del espionaje digital

Big Data ¿la pesadilla del futuro?
Foto: blog.kaspersky.es

Las ingentes cantidades de datos que generamos hoy día, entre ellos los datos abiertos (open data) representan una moneda de doble cara, ya que pueden ser una bendición como también una maldición para quienes trabajan con ellos dada su diversidad de fuentes y formatos. 

Por su parte, los consumidores ven en peligro su privacidad. En la actualidad, las aseguradoras están comprando los registros de tus tarjetas de crédito con el fin de obtener tus patrones de consumo. Por ejemplo, les interesa conocer si frecuentas las cadenas de comida rápida, tus suscripciones a revistas y qué medicamentos compras con las prescripciones. Sin duda, tu comportamiento de compra es un caramelo para los analistas que necesitan tus datos para predecir si un cliente es confiable en sus hábitos financieros. Se espera que los clientes cuestionables que no cuidan su salud y comen papas fritas reciban mayores tasas de seguros de vida, o incluso una negación. Así que, si quieres mantener en privado tus “hábitos de consumo”, piensa en el pago en efectivo

Te invitamos a leer nuestro post sobre Big Data: Privacidad vs Personalización.

El 70% de los ejecutivos cree que las empresas sufrirán cambios más radicales en los próximos tres años por la revolución tecnológica que en las últimas cinco décadas. 

Los gobiernos locales y ejecutivos de las empresas reconocen estar preocupados por los cambios derivados de la revolución digital: la Ciberseguridad, el uso masivo de datos (Big Data), y la innovación representan algunos de los retos vinculados a la economía digital

Más del 70% de directivos encuestados en Estados Unidos, China, Australia, India, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia, España e Italia por la consultora KPMG cree que las empresas sufrirán en los próximos tres años procesos de reestructuración interna más radicales de los que se realizaron en las últimas cinco décadas. 

Un estudio Global CEO Outlook 2016 revela que según los directivos de empresas grandes y medianas el cambio será estructural, porque la innovación tecnológica no solo implica la necesidad de encontrar nuevos canales de distribución, sino también innovar en la relación con los clientes, sobre todo con los más jóvenes. 

Los millennials, es decir, los consumidores menores de 35 años, ya presentan actitudes completamente diferentes a las del pasado, y su elección de un producto depende de criterios más volátiles, lo que implica que las empresas tengan que adaptarse ofreciendo productos innovadores. 

El 86% de los directivos encuestados por KPMG responde afirmativamente a la pregunta sobre si la necesidad de captar a clientes más jóvenes implicará una modificación total o parcial de su negocio. Mientras que el 77% de los encuestados a nivel global (y el 80% en España) considera que la apuesta por la innovación representa uno de los principales capítulos de su agenda

Nuevos riesgos 

Además de la innovación, otra asignatura pendiente para las empresas será la de protegerse de los ataques informáticos. La ciberseguridad es otro argumento con el que las empresas están muy sensibilizadas, aunque no siempre traducen sus preocupaciones en decisiones concretas. 

Solo el 20% de los directivos españoles encuestados por KPMG revela haber puesto en marcha un plan de defensa informático, pese a que en un 40% de los casos en España, y el 30% a nivel global, la defensa de los ciberataques representa la fuente de mayor preocupación

Los directivos españoles creen, en particular, que la ciberseguridad no solo es esencial para defenderse de los atracadores 2.0, sino que puede convertirse en un criterio de captación de clientes. "Un 84% de los encuestados admite que los consumidores están más preocupados por cuestiones relacionadas con la privacidad que las propias organizaciones", reza el informe. 

"El desafío que encaran las compañías es mayúsculo y adaptarse al cambio obligará a integrar nuevas tecnologías y aproximarse de otra forma a un nuevo mapa de riesgos", destaca Albarracín de KPMG. Por ello, los directivos creen que en los próximos años el mayor número de inversiones se destinarán a la ciberseguridad, seguido por la adaptación a nuevos requisitos normativos y el desarrollo de herramientas de inteligencia artificial. China, India y Estados Unidos siguen siendo los países donde los directivos creen más conveniente invertir de cara al futuro. 


¿Hacia un nuevo perfil de trabajador? 

¿Siendo observado por tu jefe? En el mercado ya existen software que le permitirán saber a tu empleador, si dejarás ese trabajo, incluso si todavía no lo sabes. Un programa también prevé qué trabajadores tienen más probabilidades de excederse en sus presupuestos. Además, este análisis de datos, dice que las personas que tienen tres o más cuentas en redes sociales y usan diferentes navegadores cambian de empleo con más frecuencia

Todo este concepto suena bastante escalofriante, algunas empresas están utilizando el Big Data para tomar decisiones de contratación y promoción. Estos programas se anuncian como libres de prejuicios humanos. Pero los mismos seres humanos los programan. Humanos, que tienen bastantes prejuicios y que pueden cometer errores. Hubo un caso con el mismo programa que rechazó a buenos aspirantes para un puesto de trabajo a causa de una instrucción incorrecta. El problema es que todavía nos falta experiencia ética y práctica en el uso de este tipo de soluciones. 

Frente a este entorno tan cambiante, los directivos encuestados por KPMG dicen estar concienciados de que la adaptación no puede únicamente pasar por la innovación técnica. "En un contexto de automatización de numerosos procesos y mayor predominancia de herramientas tecnológicas, el desarrollo de habilidades del equipo humano resulta especialmente relevante", sostiene el informe, que destaca cómo los directivos admiten en su encuesta que la digitalización podrá tener un impacto en la mano de obra, pero con variaciones según las áreas de las empresas. Los departamentos más financieros serán los que sufrirán un mayor impacto por la digitalización. Le siguen las áreas de producción y operaciones, y la de ingeniería. 

Por ello, el 25% de los directivos encuestados considera prioritario invertir en la formación de los empleados para resolver la brecha digital. Otro 25% se decanta, sin embargo, por una clara apuesta por la automatización como clave de éxito para el futuro. Mientras que un 20% cree necesario apostar por la contratación de empleados con perfiles nuevos y más adaptables a las tareas de un entorno económico digital

En este sentido, el informe Global CEO Outlook 2016 señala que uno de cada dos directivos entrevistados por la consultora cree que es difícil encontrar un empleado que se adapte de forma satisfactoria a las nuevas exigencias de la era digital. Los directivos deben atraer y retener a un perfil completamente nuevo de trabajador, explica Nhlamu Dlomu, de KPMG. "Un empleado que esté acostumbrado a cambiar y controlar tareas que los mismos directivos no tienen el tiempo o la capacidad de tratar personalmente", sostiene.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario