¿Qué es una gran idea? - Big Data en la Educación

¿Cómo sería el sistema educativo sí cada estudiante recibiese la misma experiencia personalizada que recibe al comprar algo en Amazon?. La educación es una industria que puede beneficiarse mucho de los grandes volúmenes de datos (Big Data). Con un aprendizaje más en línea que tiene lugar en sitios web como Coursera, Udacity o Edx y universidades que ofrecen más y más material en línea, se generan grandes cantidades de datos que pueden ser analizados para mejorar la educación. 

Foto: technologyreview.com

La educación: ¿online o presencial? 

Según el MIT Technology Review, la educación online ha demostrado ser en algunos casos más exitosa que las clases presenciales tradicionales. La Arizona State University, por ejemplo, combina clases presenciales y online: Ofrece vídeos de las clases e incorpora una herramienta online que analiza qué tipo de apoyo necesitan los estudiantes de manera personalizada. Gracias a los informes sobre el progreso de los alumnos, los datos sobre el tiempo de dedicación y el éxito de las sesiones de coaching, el número de estudiantes que consigue aprobar se sitúa en el 75%. 

Los datos de los cursos online ofrecen, asimismo, un nuevo nivel de feedback para los profesores. Por ejemplo, un profesor puede analizar si un vídeo ha tenido éxito viendo en qué punto los alumnos han preferido dejar de verlo porque no les interesaba. Otro ejemplo lo encontramos en los exámenes: Si solamente un 20% de los estudiantes que hace un test tiene una pregunta concreta bien respondida, los profesores pueden examinar cómo está explicada esa parte de la clase en el vídeo o cómo estaba formulada la pregunta para ver qué es lo que ha ido mal. 

¿Cómo operan las aulas basadas en datos? 

Si se piensa en el impacto de la tecnología en nuestras vidas hoy en día, los algoritmos están analizando nuestro comportamiento - tanto dentro como fuera de línea - todo el tiempo. Dan forma a lo que hacemos en el momento, y que a menudo nos dirigen hacia lo que hacemos ahora. 

En muchas tiendas en línea - Amazon, por ejemplo - las ideas, sugerencias y productos en frente de usted con frecuencia son colocados allí basado en los datos recogidos de su historial de pedidos, los hábitos de navegación y muchos otros factores. 

La Educación ha entrado en este ecosistema, también. En el aula basada en datos, el concepto de trabajo digital mediante la recopilación y el análisis del trabajo de los estudiantes, brinda una pista clave sobre el rendimiento de los mismos. 

¿Cómo se obtienen esos datos? 

Inicialmente, cuando los alumnos llegan a la escuela deben hacer un “check-in” en una App que controla la asistencia. Además, los alumnos dedican una parte del día a trabajar de forma independiente, utilizando Tabletas, Computadores y Teléfonos Inteligentes para realizar las actividades que los profesores han seleccionado de acuerdo con sus objetivos personales. En ese momento, se almacenan los datos de los progresos de cada uno de los estudiantes para que el profesor pueda revisarlos más tarde. Por último, las clases son grabadas en vídeo para que los profesores puedan rememorar los momentos importantes con solo pulsar un botón, como haríamos con una SmartTV. 

La idea es que todos los datos de estas escuelas sean recopilados en un sistema inteligente y centralizado que permita a los profesores diseñar clases efectivas y personalizadas. 

Mientras que muchas escuelas no tienen ningún tipo de tecnología, AltSchool está desarrollando clases que permiten a todos los estudiantes tener un ordenador y otros equipos digitales. Lo nuevo es que estas tecnologías están capturando una cantidad ingente de datos, la suficiente como para buscar patrones significativos y tener conocimiento sobre cómo aprenden los estudiantes. En resumen, todos estos datos están mostrando cómo es nuestro proceso de aprendizaje y de qué forma la tecnología está haciendo que nuestra educación sea mejor. 

El factor humano: Los maestros y los datos 

Con aulas cada vez más conectadas a los datos y su potencial de largo alcance, la mente humana sigue estando muy centrada en las experiencias de los estudiantes durante la gestión de este proceso. Incluso las empresas que están promoviendo la integración digital en el aula permanecen profundamente centradas en la persona al frente de la clase. 

Por ejemplo, un componente básico del software de ThinkCERCA es que mientras que guía a los estudiantes a través del proceso de escribir un argumento eficaz, también pone a la escritura - y el análisis asociado - de nuevo en manos de los seres humanos. Es el profesor el que evalúa el trabajo de cada alumno, y su interacción con el alumno es la piedra angular sobre la que los algoritmos de ThinkCERCA trabajan y confían. 

"Los grandes datos se podrían aprovechar para poner de cabeza el modelo de normalización por completo y permitir un enfoque más creativo en base a resolución de problemas", dijo Justin Lyon, un ex profesor de matemáticas de la escuela secundaria y el fundador de Critical. "Los grandes datos podrían liberar a los estudiantes y educadores a hacer las cosas que importan". 

¿Qué beneficios nos aporta usar Big Data en Educación? 

Desde 2014, los grandes datos están transformando la forma en que los estudiantes reciben currículo y aprenden, y las herramientas de las nuevas aulas digitales están cambiando la dinámica para los educadores. 

Muchas veces asociamos el e-Learning con un tipo de educación a distancia que solamente está al alcance de estudiantes universitarios. Sin embargo, los expertos vaticinan que usar Big Data en educación supondrá una auténtica revolución. Un nuevo sistema de aprendizaje basado en el análisis de grandes cantidades de datos extraídos directamente de los alumnos estará presente en todos los centros educativos del futuro. 

A pesar de que los resultados definitivos no podrán verse hasta dentro de algunos años, lo cierto es que de momento el uso del Big Data se traduce en una enseñanza más personalizada y centrada en la mejora constante de los métodos de aprendizaje

El hecho de usar Big Data en educación no es solamente un fenómeno de escuelas e institutos, sino que también se da en educación superior. En los 7 años que han pasado desde que el primer Massive Open Online Course (MOOC) fue lanzado por dos profesores canadienses, los MOOC se han convertido en una fuente de grandes cantidades de datos sobre las conductas de los estudiantes. Aunque solamente un número relativamente pequeño de alumnos termina completando un MOOC, lo cierto es que sus datos ayudan a los educadores a desarrollar nuevos modelos de enseñanza que pretenden ser más efectivos. Hablamos por ejemplo de los programas que combinan la educación online con el coaching, los exámenes regulares y otras pruebas que miden el progreso. 

Foto: informationweek.com

Casos de éxito: intersección de los datos y la educación 

  • Escuelas: Los pioneros de la experimentación con Big Data en educación son AltSchool, un conglomerado de escuelas que se dedica a la innovación. En concreto, en 4 pequeñas escuelas alrededor de San Francisco, California se está llevando a cabo un experimento para tratar datos y estudiar cómo la tecnología puede ayudar a los profesores a mejorar el aprendizaje de los alumnos. A día de hoy, AltShcools tiene previsto abrir 4 escuelas más, e incluso vender el acceso al sistema a otras escuelas. 
  • Puntuación y clasificación: Aplicaciones como BubbleScore permiten a los maestros ya sea entregar pruebas de opción múltiple a través de dispositivos móviles o escanear y puntuar exámenes de papel a través de cámaras de dispositivos móviles. Herramientas como éstas suelen permitir a los instructores exportar los resultados a los libros de grado y seguir el progreso a lo largo de los parámetros definidos - útil para los informes con apego a las normas básicas comunes y estatales. 
  • Aprendizaje adaptativo y personalizado: Las aulas basadas en los datos abrieron la experiencia de lo que aprenden los estudiantes. Empresas como Knewton crea cursos digitales que utilizan grandes datos alimentado el análisis predictivo para determinar lo que un estudiante dominó (o no dominó), y qué módulos de un plan de lección se adaptan mejor en cada circunstancias. 
  • Gestión de problemas: Cuando se trata de cuestiones que pueden surgir en el aula - una entrega de escrito por parte de un estudiante que podría no ser el suyo, por ejemplo - los datos también está a disposición de los docentes. Una empresa, iParadigms, aprovecha los grandes datos en el trabajo escrito de referencias cruzadas con las bases de datos públicas y otros recursos en línea. Sus aplicaciones verifican que todo el material presentado es original y de la autoría del estudiante. 

¿Cuáles son las posibilidades y los límites de Big Data en la educación? 


Una de las preocupaciones educativas más apremiantes es el creciente potencial de las tecnologías para hacer que el aprendizaje en línea para los estudiantes esté disponible en todo el mundo. 

El Internet, la computación en nube, transmisión en vivo, y otros desarrollos tecnológicos comparables traen nuevas formas de entrega y un aumento al acceso del aprendizaje. En el proceso de recopilar, integrar y analizar grandes datos sobre estas actividades, se están generando importantes oportunidades para mejorar la educación, pero también se plantean nuevos desafíos. 

Las grandes ideas no tienen que resolver los problemas de la educación. Se trata de objetivos, usando datos y minería de datos para conectar contenido y objetivos. 

Una parte clave de la agenda para la educación en general, es aprovechar Big Data de forma transdisciplinaria para mejorar los planes de estudio, contenidos y la forma de entregar ese contenido, así como mejorar las experiencias de los alumnos y crear un ambiente que les dote de las habilidades y conocimientos necesarios para cumplir con los cambios y retos que se plantean con la revolución que trae consigo los grandes datos. En sistemas tan complejos como la educación es difícil para los seres humanos ver patrones, pero los proyectos de Big Data tienen la capacidad para integrar y vincular las fuentes tradicionales y nuevas de datos. Estas capacidades pueden generar una visión más profunda en el aprendizaje de los estudiantes y mejorar la enseñanza en el aula como una imagen clara de sus capacidades y necesidades se desarrollan antes. 

¿Cómo puede ayudar Big Data a transformar la entrega educativa y mejorar el aprendizaje? 

Con innovaciones en la tecnología y el aumento de la movilidad de estudiantes, la entrega educativa está cambiando constantemente. El aumento de la popularidad de los Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOC’s), actualmente 70 instituciones estadounidenses ofrecen cursos MOOC en una de las grandes plataformas de Estados Unidos como Coursera y con más de 470.000 estudiantiles registrado. Los MOOC’s ofrecen la posibilidad al mundo académico de recoger ideas a través de los datos obtenidos durante el proceso de aprendizaje en sí mismo. 

La enseñanza en línea puede utilizar los grandes datos para reformar la entrega educativa y mejorar el aprendizaje de muchas maneras, por ejemplo: adaptar y mejorar la entrega a través de la personalización de la experiencia de los alumnos; crear comunidades de práctica; y estandarizar la presentación del conocimiento. En algunos casos, los avances han dado lugar a tasas de deserción más bajos y una mayor flexibilidad en el sistema, el ahorro de dinero en la matrícula perdida. 

Sin embargo, mientras MOOCs ofrecen grandes cantidades de datos, uno de los temas clave es la anonimización individual y robusta de los estudiantes que presenta dificultades técnicas. La anonimización tiene relevancia en un contexto de datos abiertos (Open Data), donde es necesaria la reutilización de los datos, considerando que la legislación vigente en materia de protección de datos establece que los datos anónimos quedan fuera de su ámbito de aplicación. La propiedad de los datos también puede hacer que la publicación de resultados sea problemático. Además, el pensamiento creativo que se fomentó en la educación superior es compleja, y por lo tanto la información se hace más difícil de rastrear. 

Es necesario invertir para garantizar el desarrollo de nuevos enfoques pedagógicos para aprovechar la escala y las posibilidades de los grandes datos, sin perder de vista la complejidad implicada en el seguimiento del pensamiento creativo. 

Uno de los problemas más acuciantes para la I + D es alrededor del almacenamiento de grandes datos, la curación de la información científica y la producción, divulgación y consumo de la información de la investigación. Discusiones de colaboración sobre los retos y oportunidades para Big Data ayudarán a definir las agendas de beneficio mutuo y generar habilidades transferibles. 

TalenLms ha preparado una infografía que muestra cómo Big Data puede mejorar la educación.

Big Data y le Educación
Fuente: pinterest.com

Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario