¿Qué es una ciudad inteligente segura?

Ciudades inteligentes y seguras obedece al desarrollo de entornos sostenibles que son seguros y que responden a las necesidades de sus habitantes. El concepto ha capturado la imaginación de los gobiernos y líderes de la ciudad. Sin embargo, la creciente urbanización incrementa las amenazas. Lidiar y dar respuesta a éstas es, sin duda, el gran desafío.

Foto: enriquealfaro.mx

Las ciudades y los centros urbanos son invernaderos para el crecimiento económico, la innovación y el desarrollo cultural. Son ambientes dinámicos y complejos y asegurar su prosperidad a través de la protección de la población, los bienes y la reputación es un gran reto. Amenazas evidentes en las ciudades, son la delincuencia y el terrorismo, pero otros, como los desastres naturales, disturbios civiles y divisiones socioeconómicas, también deben tenerse en cuenta.

La responsabilidad de la seguridad de la ciudad es compartida entre múltiples organismos e iniciativas de seguridad de la ciudad, desde la prevención (a través de un mejor intercambio de la inteligencia) hasta la mitigación del riesgo (a través de una mejor gestión del incidente).

La meta para las ciudades inteligentes es la creación de un plan de respuesta unificada a las principales situaciones de emergencia. Las ciudades necesitan contar con todos los actores claves, que pueden incluir la policía, los bomberos, el gobierno de la ciudad, la seguridad nacional, el transporte, los servicios públicos, recintos educativos urbanos, centros de salud y la colaboración del sector privado. Aumentar la seguridad de los habitantes de la ciudad, así prestarles servicios avanzados para aumentar su calidad de vida, debe ser el principal objetivo de un gobierno local.

Las soluciones actuales incluyen el despliegue de todo tipo de sensores, actuadores y conectividad en áreas designadas, la instalación de redes de comunicaciones, la creación de centros de mando y control regional y centrales inteligentes. Esta infraestructura se utiliza para la ejecución de los servicios de inteligencia, la gestión del tráfico, la policía y de toda la ciudad. La tecnología une los sistemas dispares bajo una plataforma común y ayuda a las organizaciones a cumplir las políticas de acceso y pistas de auditoría esenciales para el cumplimiento de las metas. El papel de la tecnología en las ciudades inteligentes más seguras, consiste en permitir una comunicación efectiva entre estos organismos y las partes interesadas.

Una clave para el éxito continuo será la flexibilidad de esquemas. La flexibilidad para responder a necesidades específicas, la flexibilidad dentro de las agencias cooperantes y la flexibilidad para adaptarse a medida que cambian las necesidades de los habitantes y visitantes.

La forma más proactiva para que los gobiernos locales reduzcan los niveles de delincuencia urbana como la conducta antisocial, los robos callejeros, crimen en general, etc; es normalmente con una mezcla de la actuación policial, el despliegue tecnológico y la gestión del infractor. Las ciudades inteligentes seguras del futuro serán aquellas que tengan un enfoque más holístico de la seguridad metropolitana.

Big Data para mejorar los servicios de la ciudad 


Hoy por hoy, las ciudades recopilan masivas cantidades de grandes datos (Big Data), desde hospitales, sistemas de transporte, eventos deportivos, sistemas de gestión del tráfico, servicios de emergencia, sistemas de seguridad del sector público y privado; y aplican técnicas de minería de datos, análisis de tendencias y visualización 3D para mejorar sus servicios y más importante aún, para predecir cuándo se requiere un aumento de los servicios.

El uso de cámaras de circuito cerrado de televisión vistas por un operador humano o un observador inteligente. Un analista de medios sociales o de seguridad, una solución para escanear el tráfico o una solución de análisis inteligente de monitoreo de tráfico y generación de alertas, son algunas de las soluciones que se manejan hoy día en las ciudades inteligentes para hacerlas más seguras y que generan grandes cantidades de datos.

Foto: flickr.com

Por lo tanto, las ciudades inteligentes y seguras no necesitan tener policías armados en cada esquina - no si estás haciendo el seguimiento y análisis adecuado-; se trata sólo de hacer que todo sea un poco más fácil, un poco más eficiente, un poco mejor para propiciar un ambiente seguro y acogedor para los habitantes y visitantes.

Una ciudad segura tiene que tener estrecha alianza de trabajo para que la información se comparte con eficacia, a fin de ayudar a reducir la delincuencia y el desorden.

El papel del Alcalde 


En una ciudad segura, la autoridad de la ciudad ha de tomar medidas para unificar los sistemas de vigilancia, las respuestas y reacciones a las actividades que se consideren una amenaza a los diferentes niveles de seguridad de los servicios, para lograr el bienestar de los residentes y visitantes de la ciudad.

La autoridad de una ciudad inteligente segura tiene visión, conoce que la seguridad va más allá de la adición de agentes uniformados para mejorar a la policía en proporción de la población, busca la reducción de los tiempos de respuesta a las emergencias a través de ejercicios conjuntos, o la ampliación de los servicios existentes para aumentar la seguridad. 

Al acercarse a la seguridad desde una perspectiva empresarial, una ciudad segura puede evaluar sus capacidades existentes, construir sobre los esfuerzos en curso, y desarrollar un plan estratégico que combine: la unificación del comando de control y respuesta, la creación de un marco operativo integral, y la integración de todas las tecnologías de seguridad. Para lograr sus objetivos estratégicos, una ciudad segura desarrolla alianzas con organizaciones del sector privado que le permiten aprovechar la seguridad privada como un multiplicador de fuerza, mejorar los procesos de aplicación de la ley a través del análisis de grandes datos, y las tecnologías de sensores emergentes.

Como la población en las ciudades sigue en aumento, -54% de la población mundial ya vive en ciudades- lo que pone enormes cargas sobre los gobiernos y líderes municipales, quienes son los responsables de la gestión pública y la protección de la creciente infraestructura y activos de un cada vez más diverso e impredecible paisaje de riesgo -incluidos los desastres naturales, actos penal, amenazas terroristas, disturbios civiles y divisiones socioeconómicas.

Los principios C4i 


Los objetivos que persigue una ciudad inteligente segura, podrían abordarse mediante la adopción de los principios C4i, un concepto militar que abarca el Comando, Control, Comunicaciones, Computación e Inteligencia. C4i se trata de aprovechar la superioridad de la información para obtener la respuesta más eficaz y adecuada en una situación dada.

El uso de la tecnología y los recursos humanos para reunir información relevante y comunicar con precisión esta información a los activos humanos y tecnológicos adecuados, debe redundar en respuestas adecuadas y medidas de control eficientes a los eventos que se presentan en las ciudades cada día.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario