¿Por qué intercambiar datos públicos en manos privadas es por el bien social?

Este artículo hará referencia a la importancia de los datos en poder de las empresas y corporaciones, que pueden ser compartidos con responsabilidad por el bien público

Foto: forbes.com

La electrónica de consumo y el poder de los sensores, presente en teléfonos móviles, dispositivos portátiles (Wearables), cámaras comerciales e incluso autobuses, están recogiendo zettabytes de datos (Big Data) sobre el medio ambiente y sobre nosotros. Sólo un estudio realizado por McKinsey, estima que el volumen de datos está creciendo a un cincuenta por ciento al año. Nadie necesita convencerse de la tesis de que los almacenes de información (Cloud Computing) privados representan una mina de oro para los negocios, el gran desafío se presenta en su uso doble, es decir, hacer de esos datos un gran activo social, si se comparten con prudencia. 

Compartir datos en poder de las empresas y corporaciones (es decir, los datos públicos en manos privadas) puede ayudar a mejorar las intervenciones políticas. Planificadores de California, toman sus decisiones de suministro de agua basadas en conocimientos, datos y herramientas de análisis de fuentes públicas y privadas, entre ellas Intel, el Earth Institute de Investigación de la Universidad de California en Santa Bárbara, y el Centro Mundial de Alimentos de la Universidad de California en Davis

En Europa, varias empresas de telefonía, han hecho conjuntos de datos anónimos disponibles, haciendo posible que los investigadores rastreen llamadas y establezcan patrones desplazamientos para obtener una mejor comprensión de los problemas sociales como el desempleo y la salud mental. 

En los Estados Unidos, LinkedIn está proporcionando datos gratuitos acerca de la demanda de puestos de trabajo de TI en diferentes mercados que, cuando se combina con los datos abiertos desde el Departamento de Trabajo, ayuda a las comunidades a dirigir esfuerzos en torno a la formación. 

El intercambio de datos privada también es vital para mejorar la reproducción de la ciencia sobre la que se basan las políticas. Sin embargo, este tipo de reciprocidad rara vez se hace debido a que muchos investigadores atesoran sus datos con la excusa de que son frutos de su trabajo duro. De hecho, la medicina es uno de los campos de batalla cruciales para el intercambio de datos. La gente asume que cuando su médico le receta un medicamento o implanta un dispositivo, la ciencia subyacente de la intervención es la salud. Esa suposición no siempre es cierta porque, simplemente, no tenemos todos los datos pertinentes. 

La AllTrail campaign, que se puso en marcha en los EE.UU. este verano con el apoyo de 620 organizaciones, entre ellas decenas de grupos de pacientes y sociedades médicas líderes, señala que los resultados de hasta el 50 por ciento de los ensayos clínicos no se han reportado, dejando a los médicos y pacientes media a ciegas sobre los tratamientos que están prescribiendo y adoptando

La campaña busca que todos los ensayos registrados y sus resultados sean reportados. Los Institutos Nacionales de la Salud han diseñado un excelente recurso para hacer esto, a través de la página Web clinicaltrials.gov, la cual es una biblioteca de acceso abierto donde cualquier persona en el mundo puede registrar y reportar los resultados de sus ensayos clínicos. Sin embargo, a pesar de un mandato legal para hacerlo en los EE.UU., el cumplimiento de la industria farmacéutica y el mundo académico ha sido pobre, tal vez porque la aplicación de la FDA ha sido insignificante

El intercambio de datos también puede ser una oportunidad de hacerlo bien haciendo el bien. Los inversionistas globales que representan a más de 3,5 billones de euros en activos respaldados por la AllTrail campaign, exigieron que las empresas farmacéuticas en se encuentran sus fondos de cobertura y de pensiones inviertan en el movimiento hacia la transparencia. La medida fue un reconocimiento de que las engañosas afirmaciones sobre seguridad de los medicamentos pueden llevar a costosas demandas, la retirada de productos, y la disminución de la cuota de mercado, los cuales todos son malos para el negocio. Pero también fue en reconocimiento de que empresas como GSK, Johnson&Johnson y Bristol Myers Squibb tienen todos sus proyectos y plataformas creadas y han mostrado en los últimos años que el intercambio de datos del pasado es posible.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario