¿Cómo mejorar la transitabilidad en la ciudad?

El transporte siempre ha jugado un papel preponderante en la conformación de nuestro entorno urbano. Históricamente, las ciudades fueron construidas alrededor de la base de que todas las actividades diarias se hacían a pie; en consecuencia, la forma urbana prominente era densa y compacta, con una alta concentración de desarrollo de uso mixto. 

Foto: uwishunu.com

Más tarde, con el avance de la tecnología del transporte, el diseño de las ciudades cambió radicalmente, de muchas maneras, y en detrimento del entorno peatonal. En la ciudad de Los Ángeles, nada ha tenido un mayor impacto en el paisaje urbano que el vehículo, encontramos carriles ensanchados, autopistas expansivas, sistemas de grandes carriles, extensas playas de estacionamientos y otras instalaciones construidas en torno a las necesidades de los coches, lo que se ha traducido en un espacio público que es a menudo inseguro, poco atractivo y estresante para el ciudadano. 

Estos temas han creado desafíos para los profesionales encargados en la planificación de las ciudades, y que quieren mejorar y equilibrar la infraestructura de transporte. Por lo que surge preguntarnos, ¿Cómo podemos adaptar el tejido urbano existente para satisfacer las necesidades de transporte multimodal? Ya hemos experimentado una respuesta a esto con un aumento en el número de proyectos destinados a la implementación de prácticas de planificación de transporte más progresistas dentro de la última década. Carriles y autopistas para bicicletas están siendo instaladas, las aceras se abrieron, y las líneas de transporte público se expandieron siguiendo la tendencia de las Ciudades Inteligentes más habitables y deseables. Las ciudades que quieran ser más inteligentes, deben trabajar hacia una visión más coherente o un marco para instituir estos cambios. 

De todas las diferentes formas de transporte que existen, caminar es uno de los más desatendidos en términos de infraestructura y desarrollo de políticas a nivel mundial, y sobretodo en ciudades de países en vías de desarrollo, pero tiene el mayor potencial para mejorar la habitabilidad y calidad de vida de sus habitantes. 

El aumento de las áreas para caminar debe ser un foco principal del diseño y la política urbana, ya que es la solución a muchos problemas que aquejan a nuestras ciudades, como la contaminación, la congestión, la inseguridad, el tráfico y la obesidad. Sirve como un catalizador para el aumento de la actividad física, el comercio, la interacción social y la sostenibilidad ambiental. 

Dentro de los pasos que planificadores de infraestructura de las ciudades, residentes, dueños de negocios, arquitectos, y muchos otros, destacan para incrementar las áreas para caminar en las ciudades, destacan: 
  • Expandir el transporte público, que debe darse como medio para mejorar el medio ambiente, mediante la reducción de las emisiones de dióxido de carbono; y para hacer que la gente se mueve más fácil y rápidamente, debido a que hace más eficiente el tráfico. Dado que el transporte público es la columna vertebral de cualquier sistema de movilidad urbana eficiente, la provisión adecuada del mismo ayuda a que las ciudades sean más dinámicas y competitivas, creando más puestos de trabajo. Con un sistema de transporte público eficiente, será posible asegurar que la infraestructura está conectada, tornando hacia ciudades más densas y permitiendo un desarrollo coordinado. El transporte público es el punto clave para el inicio de las Ciudades Inteligentes y las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’s) son la pieza fundamental para el desarrollo para un sistema de transporte público conectado en tiempo real, que será esencial para el desarrollo de nuestras ciudades en el futuro. 
  • Reducir los estacionamientos en la ciudad, la tendencia de las Ciudades Inteligentes para el 2050 es que los estacionamientos públicos estén a las afueras de la ciudad, para que los trabajadores dejen sus vehículos y puedan ir al centro gracias a las líneas de transporte público metropolitanas. Asimismo, deben trabajar en proveer el mecanismo para realizar la reserva de plazas de los estacionamientos mediante el uso de Internet. 
  • Ampliar las aceras, una parte fundamental de las conexiones tiene un carácter físico, basado en la magnitud de la acera y abarcando todos los movimientos y conexiones de la actividad urbana. “Los contactos en las aceras son el pequeño cambio en el que la riqueza de la vida pública de una ciudad puede crecer”, escribió Jane Jacobs. Las mejoras en las aceras y caminerías en las ciudades han conducido a una reducción significativa del uso de los vehículos y de la contaminación acústica. 
  • Plantar más árboles, la plantación de árboles es una de las formas más sencillas y rentables para la atracción de los peatones. Las ventajas incluyen la sombra, la reducción de la temperatura ambiente en un clima caliente, la absorción de la contaminación, la reducción de la velocidad del coche, y la creación de una barrera entre la gente en la acera y el tráfico y su contribución a la estética de la ciudad. Sin embargo, muchas veces estos árboles traen serios problemas como raíces que desgarran y levantan las aceras y destruyen tuberías subterráneas causando millones de dólares en daños cada año. Por ello, existe una selección de especies de árboles aprobadas y que son especialmente tolerantes a las sequías, y plantarlos en intervalos estratégicos resultará en marquesinas interconectados que realmente mejoran la experiencia de caminar. Tener previsión en los proyectos de sustitución de árboles es esencial, los árboles que han tenido el tiempo suficiente para madurar, ofrecen beneficios más inmediatos a las calles.
Foto: la.streersblog.org
  • Normalizar la venta en la calle, la venta callejera es una forma efectiva de atraer a la gente fuera de sus hogares al ámbito público. Sin embargo, en muchas ciudades, la venta en la calle es ilegal. Mientras el debate para legalizar la venta ambulante normalmente gira en torno a su legalidad o implicaciones de salud, lo que a menudo se pasa por alto es que la forma de carritos ambulantes puede mejorar dramáticamente la transitabilidad de una calle de muchas maneras. Un carro en una esquina añade una dimensión humana a una calle que de lo contrario puede ser dominada por los coches. Los vendedores callejeros, animan a la gente a caminar fuera y congregarse, y las multitudes tienden a atraer multitudes aún mayores. La seguridad puede incluso incrementarse a medida que más gente tiene sus "ojos en la calle", lo que desalentaría la delincuencia y crearía una sensación de seguridad. Las áreas que antes estaban vacías y sin uso, ahora pueden transformarse en puntos de interacción social, que abarca la diversidad cultural de nuestra ciudad a través del intercambio de alimentos. Además de los beneficios para la transitabilidad, la venta ambulante tiene el potencial de crear empleos y proporcionar alimentos más saludables en las zonas de bajos ingresos. La legalización de la venta ambulante mediante la creación de un sistema de permisos en toda la ciudad convertiría esta actividad ilegal, que muchas veces tiene lugar en toda la ciudad, en una industria regulada que atraería a más gente a la calle para disfrutar de sus espacios públicos. La tendencia de los Camiones de Comida (Food Trucks), se presenta como una gran alternativa para las ciudades. Estos camiones están dirigidos a los que trabajan en oficinas, especialmente los millenials, y al ofrecer rapidez, sabor y buenos precios representan un mercado objetivo del 50% del consumo global en la Ciudad de México, según la rev ista Forbes
Foto: forbes.com.mx
  • Establecer señalización peatonal, un concepto interesante que se ha venido desarrollado por el grupo de defensa del caminar, Los Angeles Walks, consiste en implementar por la ciudad señales que indiquen los tiempos para caminar, no las distancias, hacia los destinos más populares. Los estudios han demostrado que los tiempos de las listas en lugar de las distancias, alientan a más personas a hacer excursiones a pie. El objetivo de este proyecto es mostrar la conectividad con los sitios de interés de la ciudad y cambiar la percepción de que muchos lugares están demasiado lejos para ir andando. El reto será crear un diseño uniforme que se puede implementar y sea reconocido por toda la ciudad. Una sugerencia adicional sería la creación de mapas al estilo del metro y app móviles que muestran los tiempos caminando a un gran número de lugares en un área específica. 
Foto: la.streersblog.org

El rediseño de las ciudades alrededor de la gente, y no los vehículos, es la clave para crear una ciudad inteligente más habitable y deseable, donde los ciudadanos sean los principales beneficiados.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario