Sensores y Big Data para mejorar los servicios públicos

Ya conocemos sobre la tendencia mundial hacia la creación de Ciudades Inteligentes, basado en la idea de utilizar los tipos de tecnología inteligente disponibles, como sensores y el análisis de los grandes volúmenes de datos que éstos generan, y que están haciendo olas en las industrias y los gobiernos para mejorar los servicios públicos, los servicios en general y la calidad de vida de los clientes y ciudadanos en nuestros pueblos y ciudades. 

Fuente: techspot.com

Caso: Ciudad Milton Keynes 

La ciudad Milton Keynes en Inglaterra, ha sido siempre un lugar con visión futurista, además de ser una ciudad nueva fundada en los años 60, ha atraído importante inversión de grandes empresas nacionales e internacionales que han creado prosperidad y crecimiento. Pero, por supuesto, con dicho crecimiento habrá mayores desafíos. 

Fuente: juncadella.net

Geoff Snelson, Director de Estrategia en Milton Keynes Council y líder en el programa Future Cities, dijo "Tenemos sensores desplegados en contenedores de reciclaje que muestran cuando están llenos, en plazas de aparcamiento, y en algunos de nuestros parques locales que muestran pisadas y cosas como la temperatura del agua y la humedad del suelo”. 

Por otra parte, el consultor urbanista John Miles, de la firma Arup, quién trabaja en un proyecto urbanista en la ciudad sobre Transporte en Cápsulas Autónomas y en cuyas calles se probarán a lo largo de 2015 tres vehículos eléctricos sin conductor, dijo: "No tendrás que aparcar tu propio auto y podrás sentarte relajado mientras lees el periódico o contestas emails mientras la cápsula conduce". 

Si el proyecto es exitoso, una flota de cien cápsulas empezaría a operar como servicio público para 2017, funcionando como taxis "no tripulados" por la ciudad. 

Según Miles estas cápsulas "transformarán totalmente el transporte y el tráfico en nuestras ciudades. Antes nuestras ciudades estaban dominadas por los coches pero ahora tenemos la oportunidad de hacer exactamente lo contrario: confeccionar el transporte a la medida para que encaje con nuestras hermosas ciudades". 

"No puedes confiar en un conductor humano que maneje a un metro de otro carro pero sí puedes confiar en un vehículo sin conductor", dijo. 

El consultor imagina que en 20 o 30 años estas cápsulas autónomas de transporte urbano convivirán con los carros convencionales, y serán utilizadas para viajes largos. Estas cápsulas serán más pequeñas que los autos actuales, vendrán optimizadas para hacer viajes más eficaces y para poder conducir muy próximas las unas a las otras, de manera que se podrá aprovechar mucho más la capacidad de espacio en las calles. 

“Seguiremos fingiendo que es el conductor quien está a cargo hasta que sea evidente que lo que queremos es que conduzca él solo”, añadió. 

Por otra parte, el consultor urbanista Miles se expresó sobre los Semáforos Inteligentes y Sensores en las calles diciendo: “En el futuro no necesitaremos semáforos en absoluto. El carro lo sabrá todo sobre los carros a su alrededor”. 

Algunas ciudades están empezando a probar semáforos inteligentes que pueden decidir cuándo dejar que fluya el tráfico y cuándo detenerlo. Otras están utilizando sensores adheridos a las calles y carreteras que pueden comunicarse con los sistemas de gestión del tráfico y sugerir rutas alternativas cuando hay accidentes u obras de construcción. 

Pero según el consultor John Miles esta tecnología servirá sólo para aliviar el tráfico por un tiempo, ya que a largo plazo los carros que se van a desarrollar serán mucho más inteligentes que la infraestructura en uso


Caso: Empresa JetBlue Airways 

Veamos un ejemplo concreto de cómo los grandes datos y el análisis de éstos, condujeron a un mejor servicio al cliente y a un mayor compromiso con el cliente

Fuente: jetblue.com

Como parte de su estrategia de relaciones con sus clientes, JetBlue Airways controla los medios de comunicación social para las menciones de la empresa. Probablemente, esto es automático, y el sistema envía alertas a los empleados de servicio al cliente. Esto les permite responder rápidamente a los cambios en la confianza del cliente, incluso si esos sentimientos no se comunican directamente a la compañía. 

En esta situación particular, un cliente de JetBlue Airways se quejaba en Twitter acerca de un vuelo retrasado. En primer lugar, JetBlue respondió dentro de una hora, lo que le demuestra al cliente (y para todos los demás que vieron el tuit posterior) que la empresa se preocupa por su tiempo y experiencia. En segundo lugar, JetBlue fue capaz de ofrecer algo útil: una actualización sobre cuando su vuelo llega. 

Hoy en día, ya no es una opción no utilizar los datos grandes, porque la mayoría en el mundo ya los está utilizando. Un estudio realizado por la empresa The Simply Measured encontró que el 99 por ciento de las grandes marcas están en Twitter, y un 30 por ciento de ellos tiene un equipo dedicado de servicio al cliente. Los medios de comunicación social tienen que ser un componente central de su estrategia de servicio al cliente, o corre el riesgo de convertirse en obsoleto.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario