El próximo desafío del marketing: El Internet de las Cosas

Los ejecutivos de marketing deben ser además de emprendedores y creativos, expertos en tecnología. La experiencia del cliente se presenta como el futuro del marketing digital.

Foto: marketingdirecto.com

La ubicuidad de la tecnología digital ofrece un nivel de interacción con los consumidores que los vendedores de ayer no podrían haber imaginado, de segmentación geográfica, de conectividad las 24/7, de diversidad de medios: con el consumo de contenidos a través de plataformas múltiples, de sistemas de recomendación donde las redes sociales se imponen. Asimismo, se enfrenta a una gran cantidad de datos relevantes que fluyen a cada instante través de las redes. 

Sin embargo, el mundo está cada vez más interconectado por medio de un conjunto emergente de tecnologías conocidas como la Internet de las Cosas.

La IoT promete añadir inteligencia a todo, desde artículos de consumo comunes, tales como automóviles, bombillas, y refrigeradores, a los artículos industriales, tales como maquinaria, vías de transporte y campos agrícolas. Esas "cosas" pueden reunir datos de difusión a través de redes, lo que permite que los datos se analizaron para agregar más valor. Sin embargo, como hemos analizado antes, la IoT es acerca de datos, no de cosas.

El consumo no será cada vez más valorado sólo por su funcionalidad independiente, sino también por lo bien que funcionan dentro del ecosistema digital. 

Los datos mandan

En el ámbito de los consumidores, el éxito del marketing de las empresas dependerá de su capacidad para conectar y explotar creativamente la red interdependiente de aplicaciones, dispositivos y servicios. Tal interdependencia sugiere que las empresas contendrán ya no estrictamente datos de los clientes, sino que se compartirán con socios fiables.

En términos de intercambio de datos, Uber el servicio de red de transporte por aplicación móvil, está permitiendo oportunidades de comercialización para sus socios a través de la minería de datos sobre los movimientos de sus clientes: dónde van, dónde compran, en qué trabajan…

Por ejemplo, los usuarios Uber también son preferidos como huéspedes de la cadena hotelera Starwood, se les da la oportunidad de ganar Starpoints cada vez que se suben a un paseo con Uber. Estos Starpoints luego son canjeables por estancias gratuitas, actualizaciones o millas aéreas.

El Servicio de Hostelería Airbnb también es meticuloso en su uso de sus datos. Cuando Airbnb relanzó su programa de referencia hace unos meses, se comenzó a medir todo, incluyendo invitaciones enviadas a través de correo electrónico, Facebook, Twitter y enlace directo. Con el uso de análisis de datos, la compañía encontró, por ejemplo, que una invitación enviada con una foto del remitente fue percibida por el destinatario como un regalo más que como una promoción.

Airbnb también encontró que el uso de los contactos recomendados con los que cuenta el sistema operativo Android y Gmail se tradujo en una mayor tasa de conversión, probablemente porque estos contactos están más cerca del remitente.

Una reciente encuesta de los vendedores de alto nivel realizada por el Economist Intelligence Unit encontró que el mayor porcentaje (51%) de los encuestados cree que en 2020, la IoT habrá hecho el impacto más grande en la comercialización de tecnología, superando a las transacciones móviles en tiempo real (50%).

La IoT promete revolucionar no sólo la comercialización, pero los modelos de negocio también. Gooee ofrece sensores para detectar movimiento o CO2 u otros fenómenos, que pueden integrarse en nuevos productos de iluminación LED. También vende motores montados de luz (LEDs integrados con equipo electrónico) y los mecanismos para controlarlos. Esto significa que una empresa de iluminación conectada no sólo puede utilizar la plataforma de Gooee para proporcionar luz eléctrica, sino también la gestión de la energía, la seguridad y los servicios -incluso de alarma contra incendios de vigilancia del tráfico minorista-.

La experiencia del cliente es la clave 

La experiencia del cliente es lo más importante en la economía digital y los vendedores están comenzando a darse cuenta de que es eso lo que deben controlar.

Mientras que sólo un 1/3 de los vendedores de alto nivel son los responsables de que ahora, según la encuesta de Economist Intelligence Unit, las 3/4 partes piensan que van a ser responsables de extremo a extremo, de la experiencia del cliente de por vida dentro de tres a cinco años.

La experiencia del cliente puede conducir a la identidad corporativa. Por ejemplo, el enfoque de la marca de Airbnb no es de alquileres baratos, sino de la hospitalidad del cliente en general.

Lo que atrae a muchos invitados a Airbnb es el deseo de experimentar la "escena" de los extranjeros -la cultura, el medio ambiente y las personas-.

Teniendo en cuenta el mercado, las necesidades a satisfacer de las dos caras de Airbnb, crecer tanto del lado de la oferta (hosts) como del lado de la demanda (huéspedes) -la empresa no sólo es un negocio de alquilar de un lugar para quedarse, también se centra en la logística de todo el viaje y en proporcionar esa experiencia elevada al viajero. 

El ejemplo Airbnb también ayuda a ver un punto importante cuando se trata de marketing y tecnología: No hay que confundir la plataforma con el producto. En otras palabras, la tecnología es cómo Airbnb hace lo que hace, que no es lo que ofrece Airbnb.

La activación de alertas 

En el futuro, en función de lo interconectado del ecosistema digital IoT, el marketing hará un mayor uso del análisis de datos en tiempo real, software de procesamiento de eventos complejos, y los sistemas de aprendizaje automático.

Por ejemplo, las compañías combinarán sus datos producto de compromisos con los datos de los clientes para promover la efectiva "re-orientación".

Ambos medios de comunicación tradicionales y digitales utilizarán estrategias de datos derivados de conducir a los consumidores a participar con los productos, y los datos de esas interacciones de los productos habilitados para la IoT, a su vez recibirán retroalimentación en los cálculos sobre qué mensajes sirven a los consumidores la próxima vez que se involucran.

Un ejemplo negativo implica la activación de alertas de una pobre experiencia del cliente. Si, por ejemplo, un consumidor presiona un botón cinco veces seguidas en un nuevo dispositivo, es una apuesta justa que está teniendo dificultades para conseguir que su nuevo producto funcione. En respuesta a este tipo de problemas, y gracias los datos en tiempo real de la IoT, la marca podría enviar un video de Cómo utilizar el producto a través de un enlace u ofrecer soporte de chat en tiempo real al smartphone del usuario, y así evitar malos comentarios negativos en los medios sociales y / o devoluciones de productos caros.

Foto: viacoreit.com

Si todo esto suena bastante complicado, no se desanime. La tecnología de Internet de las Cosas hará todo más simple. Aplicaciones nativas pueden sobrecargar a los consumidores y desvanecerse en aplicaciones web que proporcionen a los usuarios todo lo que necesitan en un solo lugar: sus navegadores.

Los productos se transforman en las interfaces que se utilizan para acceder a una plataforma unificada: el ecosistema interconectado, habilitado para la IoT conocido como la web.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario