Diseñando ciudades transitables y seguras

Los accidentes de tráfico matan a más de 1,3 millones de personas cada año -cerca de 3.000 defunciones diarias-, el 50 por ciento de los fallecidos son peatones y motorizados. Las cifras las presentó la Organización Mundial de la Salud, en su informe sobre la Situación Mundial de la Seguridad vial durante el año 2013. Sin embargo, existe un enfoque infravalorado de hacer las carreteras del mundo más seguras, un buen diseño urbano. 

Foto: arquitectos.com.py

Calles más seguras para un mundo más seguro 

Vivimos en un mundo que se urbaniza rápidamente, con ciudades que se espera que sostengan el 70 por ciento de la población mundial para el año 2030. Diseñar ciudades seguras hoy, pueden proteger a los residentes actuales, así como a los que vendrán.

Aunque la mayoría de las iniciativas de seguridad de tráfico tienden a centrarse en los enfoques conductuales tales como el uso de casco y cinturón de seguridad, una nueva publicación de EMBARQ Iniciativas Urbanas de Movilidad Sostenible de WRI Ross Center for Sustainable Cities encuentra siete principios para el diseño que pueden ayudar a las ciudades a reducir drásticamente las muertes en carretera. Aquí presentamos un vistazo en cómo los funcionarios y planificadores locales pueden diseñar entornos urbanos más seguros y sostenibles: 

1) Evitar la expansión urbana. 

Las ciudades más conectadas y compactas son generalmente más seguras que las ciudades que se extienden sobre un área grande. Las compactas Estocolmo y Tokio tienen las tasas de mortalidad de tráfico más bajas del mundo -menos de 1,5 muertes por cada 100.000 habitantes-. Atlanta, por su parte, tiene una tasa de mortalidad seis veces mayor, con 9,7 muertes por cada 100.000 habitantes. En el otro extremo, ciudades como Guadalajara, tienen una tasa alta -casi 18 veces mayor-, con 26.3 muertes por cada 100.000 habitantes. Las ciudades deben aspirar a bloques más pequeños, calles peatonales orientadas, y condiciones de densidad que permitan el acceso conveniente, donde exista acceso transitable al transporte público, entretenimiento y espacios públicos. Si se hace, se reduce la necesidad de los viajes en vehículo y se asegura un espacio seguro para caminar y montar en bicicleta. 

Foto: wri.org

2) Reducir la velocidad del tráfico rodado. 

Las velocidades bajas para los automóviles, por debajo de 25 a 31 millas por hora (40 a 50 kilómetros por hora), reduce drásticamente el riesgo de muertes. Las ciudades pueden implementar zonas de baja velocidad y "calmar el tráfico en toda la zona", incluyendo reductores de velocidad, curvas artificiales en el camino llamadas "chicana o chicane", extensiones de aceras y pasos de peatones elevados. La investigación muestra que los montículos de velocidad pueden reducir la velocidad del vehículo de más de 22 mph (36 kph) a menos de 15 mph (25 kph). París, por ejemplo, ha sido pionera en el uso de este tipo de herramienta como las chicanas, en el diseño de las carreteras de toda la ciudad para cumplir con 30 kph (19 mph) como límites de velocidad

Foto: Chicana en urbanizaciones en París. 
Fuente: wikipedia.com

3) Asegurar que las calles principales son seguras para todos, no sólo para los vehículos. 

Garantizar la seguridad es particularmente importante para las carreteras principales, donde los peatones y los automovilistas a menudo se mezclan. Un creciente movimiento de "calles completas" significa que todos los tipos de usuarios tienen cruces seguros y espacios viales dedicados. Por ejemplo, las islas de refugio y medianas ofrecen a los peatones un lugar seguro al cruzar la carretera. 

Foto: Isla de refugio vial

 
Foto: Mediana de refugio vial

Ciudad de México encontró que por cada aumento de un metro de anchura de la carretera no protegido, los accidentes de peatones aumentaron un 3 por ciento. La ciudad recientemente ha reconstruido su Avenida Eduardo Molina como una calle completa, con tránsito dedicado, carriles bici y una mediana central de color verde para los peatones. Cambios similares pero menos dramáticos en el diseño de la calle en la ciudad se han traducido en una caída de casi 40 por ciento de los accidentes mortales. La avenida cuenta con una arteria con carriles exclusivos para autobuses, carriles protegidos para bicicletas, aceras reconstruidos, y una mediana central de color verde en algunos segmentos, -vía para transporte masivo mezclado con el tráfico vehicular, andar en bicicleta y caminar peatonal-. 

Foto: Avenida Eduardo Molina en la Ciudad de México

4) Crear espacios dedicados a los peatones. 

Más de 270 mil peatones pierden la vida cada año en las carreteras del mundo. Si los peatones no tienen espacios de calidad, quedan expuestos a un mayor riesgo. El espacio básico de las aceras es necesario, pero para los peatones -calles y plazas de la calle también pueden ser herramientas eficaces para la protección de los caminantes-. En los últimos años, la ciudad de Nueva York ha liderado un cambio global hacia la eliminación de los espacios de la calle para los coches y convertirlos en "plazas de la calle", la mejora de las aceras y zonas libres de coches. Por ejemplo, una gran parte de Times Square es ahora sólo accesible para los caminantes y ciclistas. La ciudad vio una disminución del 16 por ciento en exceso de velocidad y una reducción del 26 por ciento en los accidentes con lesiones a lo largo de calles con plazas peatonales. 

Foto: wri.org

5) Proporcionar seguridad y una red conectada a los ciclistas. 

Estudios realizados en varias ciudades encuentran que las tasas de lesiones bajan y hay más gente en bicicleta cuando existe infraestructura como senderos fuera de la calle y carriles exclusivos para bicicletas. Estas redes de ciclistas también deben conectarse a las áreas residenciales, a los negocios al por menor, escuelas, parques y transporte masivo. Bogotá, Colombia encontró que la adición de más de 100 km (62 millas) de ciclovías ayudó a reducir las muertes por ciclistas 47,2 por ciento entre 2003 y 2013, y el aumento del uso de la bicicleta de un poco más de 3 por ciento de todos los viajes diarios a más de un 6 por ciento. 

Foto: wri.org

6) Garantizar el acceso seguro al transporte público de alta calidad. 

Transporte público de alta calidad moviliza a más gente, y reporta menos accidentes que los viajes en vehículos privados. Las investigaciones muestran que un sistema de tránsito rápido de autobuses puede reducir las muertes de tráfico y lesiones graves en un 50 por ciento. No es suficiente con sólo proporcionar este transporte público, sin embargo, los planificadores de la ciudad también deben garantizar el acceso seguro para los viajeros. Belo Horizonte, Brasil ha lanzado recientemente BRT MOVE, llevando un estimado de 700 mil pasajeros por día. La ciudad reconstruyo las calles en su centro y creó carriles de bus dedicados con cruces claramente marcados y de fácil acceso peatonal. Este sistema hace que sea seguro para los viajeros que viajan en el autobús, así como para esperar y bajar del autobús. 

Foto: wri.org

7) Utilizar los datos para detectar áreas problemáticas. 

Las ciudades pueden utilizar el análisis de sus datos para identificar las principales calles donde todas las soluciones anteriores se pueden integrar. Esto significa tener datos confiables de accidentes de tráfico que se pueden mapear y ser analizados. A través de Big Data y haciendo uso de conceptos como Data Mining, las ciudades pueden crear sistemas y servicios para mejorar la gestión del tráfico y la seguridad vial. 

A continuación se ve como en Eskisehir, Turquía, el uso de software de seguridad PTV Visum para crear mapas de calor de lugares de choque. 

Foto: wri.org

Londres también utilizó el análisis y mapeo de datos para analizar sus datos de accidentes. Funcionarios de la ciudad conocieron que un aumento en las muertes de ciclistas vino de accidentes con camiones grandes que entregan mercancías en el centro de la ciudad. La ciudad se ha desarrollado desde un programa piloto para reprogramar las entregas durante las horas de bajo tráfico de ciclistas. 
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario