¿Cuáles son las generaciones de las Ciudades Inteligentes?

Las ciudades inteligentes siguen tomando cada día mayor auge y atención por parte de medios de comunicación, empresas de tecnología, empresarios y cada vez más de los gobiernos locales y la sociedad civil. Por un lado, las ciudades inteligentes mantienen la promesa potencial de hacer que el creciente número de ciudades de todo el mundo sea más eficiente, que sus ciudadanos sean más conocedores de la tecnología, y que se tengan espacios más conectados cuyos datos sean abiertos, todo esto con el fin de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y hacer de la ciudad un espacio más habitable y deseable

Smart city 3.0
Foto: Dreamstime.com

A medida que la idea ha sido adoptada por los gobiernos de todo el mundo, el concepto de ciudad inteligente ha sufrido transformaciones, al punto de no llegar a un consenso. Por ser un concepto emergente, está en constante revisión y al mismo tiempo muchas ciudades toman la iniciativa en distintas puntos del mismo, es decir, la ciudad inteligente concebida hace 5 años difiere de la actual. Aunque no parece que haya habido varias fases distintas de cómo las ciudades han adoptado la tecnología y el desarrollo, algunas ciudades pasan de una fase a otra y otros han llegado en la fase actual, producto de los experimentos y experiencias de otras ciudades inteligentes. Veamos ahora las fases que se distinguen en el camino: 

Ciudad Inteligente 1.0: impulsada por la tecnología 

Cuando se comenzó a hablar de las ciudades inteligentes, IBM, Cisco y otras compañías multinacionales estaban alabando el potencial de la tecnología para transformar las ciudades en paraísos altamente eficientes e impulsados tecnológicamente por los innovadores. Es así como algunas ciudades adoptantes tempranas de este concepto, fueron comprando lo que estas empresas vendían. 

Smart Cities 1.0 se caracteriza porque son los proveedores de tecnología los que fomentan la adopción de sus soluciones a las ciudades que en realidad no estaban equipadas para entender adecuadamente las implicaciones de las soluciones de tecnología o la forma en que pueden afectar la calidad de vida del ciudadano. Es como alguien que puede esperar en línea por el último gadget de Apple sin saber siquiera en que podría utilizarlo. Sólo tiene que tenerlo. Smart Cities 1.0 es también la filosofía subyacente detrás de la mayoría de los proyectos a medida de ciudades inteligentes propuesta en todo el mundo desde el PlanIT en Portugal a Songdo en Corea del Sur. Estas visiones de futuro de la ciudad han sido impulsadas por las empresas de tecnología del sector privado como Living PlanIT y Cisco respectivamente. En esta etapa, las Ciudades Inteligentes 1.0 han perdido la dinámica fundamental de cómo las ciudades interactúan con sus ciudadanos perdidas en la visión urbana de la tecnología futurista. 

Ciudad Inteligente 2.0: tecnología habilitada, liderada por la ciudad 

Esta fase ha sido liderada por las ciudades, a diferencia de los proveedores de tecnología. En esta generación, el municipio dirigido por alcaldes con visión de futuro y administradores de la ciudad toman la iniciativa para ayudar a determinar cuál es el futuro de su ciudad y cuál es su rol para el despliegue de tecnologías inteligentes y otras innovaciones. En esta fase, los administradores de la ciudad se concentran cada vez más en soluciones de tecnología como facilitadores para mejorar la calidad de vida. Tal vez uno de los mejores ejemplos de Ciudades Inteligentes 2.0 es lo que el alcalde de Río de Janeiro hizo cuando fue a IBM a buscar su experiencia en la creación de una red de sensores para mitigar el papel de los deslizamientos de tierra en las favelas de las laderas. Este proyecto ha recibido considerable atención de los medios mundiales, sobre todo a medida que crecían a toda regla los Centros de Operaciones Conectados del Siglo 21 con transmisión de vídeo para la detección y prevención del delito y la administración de los servicios de emergencia integrados entre otros muchos servicios inteligentes. 

La mayoría de las ciudades inteligentes líderes, son hoy por hoy probablemente Smart Cities 2.0. Barcelona, por ejemplo, tiene más de 20 áreas de programas ciudades inteligentes; más de 100 proyectos ciudades inteligentes activos de Wi-Fi en los espacios públicos; transporte público de iluminación inteligente; y la promoción de infraestructura de un vehículo eléctrico de recarga. Barcelona ha tratado de prometer un liderazgo global no sólo al iniciar numerosos proyectos, sino también apoyar el crecimiento de la industria de redes de ciudades inteligentes a través de su Smart City Expo y también la iniciativa de Protocolo de la Ciudad. Al igual que muchas ciudades líderes, Barcelona ha identificado oportunidades significativas por el uso de la tecnología para facilitar una mejor calidad de vida para los ciudadanos y visitantes. 

Ciudad Inteligente 3.0: la co-creación ciudadana 

Desde el pasado año, un nuevo modelo ha comenzado a aparecer. En lugar de un enfoque de proveedor de tecnología impulsador (Smart Cities 1.0), o un modelo de tecnología habilitada conducido por la ciudad (Smart Cities 2.0), las principales ciudades inteligentes están empezando a adoptar modelos de co-creación ciudadana para ayudar a impulsar la próxima generación de ciudades inteligentes. 

Viena, por ejemplo, es una ciudad que se ubica regularmente en la parte superior de los rankings anuales de ciudades inteligentes, continúa siendo muy activa en el modelo 2.0 y, como Barcelona, también cuenta con más de 100 proyectos activos de ciudades inteligentes. Pero algunos de esos proyectos tienen una sensación diferente. Por ejemplo, en una asociación con la empresa local de energía, Energía Wien, Viena incluyó ciudadanos como inversores en plantas solares locales como contribución a 2.050 objetivos de energía renovable de la ciudad. También ha tenido un fuerte énfasis en la participación ciudadana en el tratamiento de la vivienda asequible y la igualdad de género

Por su parte, Vancouver dirigió una de los más ambiciosos de iniciativas para preparar la estrategia de colaboración mediante la participación de 30.000 ciudadanos en la co-creación del Plan de Acción de Vancouver como ciudad más ecológica para 2020. Y Barcelona, completó recientemente un proyecto de innovación (llamado BCN Open Challenge), donde la ciudad registró seis desafíos y aprovechó una plataforma privada, Citymart, para solicitar ideas de los ciudadanos y los innovadores locales y globales

Smart Cities 3.0 no es sólo para las ciudades en el mundo desarrollado. Es imposible hablar de Ciudades Inteligentes 3.0 sin discutir otro ejemplo pionero de América Latina, Medellín. Ganadora del reconocimiento de la Ciudad Innovadora del Urban Land Institute of the Year Award, Medellín se ha centrado en la regeneración urbana de abajo hacia arriba mediante la participación de los ciudadanos de los barrios más vulnerables de la ciudad en proyectos de transformación como el teleférico y proyectos de escaleras eléctricas y nuevas escuelas habilitados con la tecnología y bibliotecas. Medellín ha ampliado recientemente su compromiso con los ciudadanos innovadores mediante el apoyo al desarrollo de un impresionante distrito de la innovación (denominado Ruta N) para atraer y retener el talento empresarial

Bajo el concepto de Smart Cities 3.0, Medellín ha demostrado basarse más en los temas de equidad e inclusión social. El surgimiento de las ciudades que lo comparten es un ejemplo de dónde las ciudades están proporcionando las condiciones propicias para que las actividades de intercambio locales florezcan. Mientras masivas empresas de capital de riesgo respaldan plataformas como Airbnb y Uber que no son necesariamente compatibles con visiones de Smart Cities 3.0, muchos otros proyectos como Repair Cafes (bibliotecas de préstamo de herramientas para llevar a cabo las reparaciones en casa), y los servicios de intercambio de bicicletas tienen el potencial de no sólo optimizar los recursos infrautilizados, sino también elevar la calidad de vida de todos los residentes. Ciudades como Amsterdam y Seúl parecen estar tomando la delantera en la promoción de actividades de intercambio entre los ciudadanos y fomentar la participación en nuevas empresas.


Vídeo: MiMedellín - Ecosistema de cocreación ciudadana
Canal Youtube: MiMedellinorg

¿Las ciudades pueden moverse en generaciones o funcionar en diferentes fases? 

Muchas ciudades pasan por todas las fases con el tiempo, debido a lo rápido que avanza la tecnología y a lo poco maduro del concepto, logrando así en el camino aprender de los errores e innovar. 

Por ejemplo, Kansas City parece ser una ciudad que ha ido avanzando desde Ciudad Inteligente 1.0 a Smart Cities 3.0. Fue la primera ciudad en ganar el derecho de asociarse con Google para instalar Google Fiber en toda la zona metropolitana, pero la ciudad ha empujado a abrazar los cambios que exploran no sólo cómo el gobierno puede mejorar la prestación de servicios digitales a través de la infraestructura de Gigabit (Smart Cities 2.0), sino ha servido de impulso para la co-creación ciudadana y el crecimiento orgánico del ecosistema emprendedor local. 

También hay algunas ciudades que desde su inicio, se quedan en una de las tres generaciones. Singapur, por ejemplo, parece estar centrada principalmente en Ciudades Inteligentes 2.0 y es difícil imaginar a la administración de la ciudad abrazar plenamente los planteamientos democráticos más caóticos de la co-creación ciudadana que se encuentran en las Ciudades Inteligentes 3.0. 

Sin duda, las ciudades inteligentes deben avanzar desde Smart Cities 1.0 a una mezcla de Ciudades Inteligentes 2.0 y Smart Cities 3.0, ya que probablemente representa la mejor oportunidad para el futuro. Autoridades Locales y Administradores de la ciudad tienen que seguir liderando con el ejemplo, apoyando el crecimiento de la infraestructura de banda ancha digital, las redes inalámbricas, el gobierno electrónico, los servicios de gobierno móvil, la computación en la nube, las redes de sensores que alimentan el Internet de las Cosas y la apertura de sus datos. Así, toda esa capacidad de Ciudades Inteligentes 2.0 debe orientarse cada vez más hacia los ciudadanos para que permita la co-creación y el espíritu empresarial urbano. Así como muchas empresas se mueven hacia el mundo de la co-creación de sus productos por parte de sus clientes, las ciudades necesitan para continuar abrazando la capacidad innovadora de sus residentes que son capaces de detectar las necesidades antes de que los administradores de la ciudad puedan y son quiénes pueden colaborativamente trabajar para solucionar los problemas y mejorar la ciudad con innovaciones rápidas y rentables

Las ciudades deben pasar de tratar a los ciudadanos como destinatarios de los servicios, o incluso como clientes, a ser los participantes en la co-creación de una mejor calidad de vida.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario