Sin personas conectadas. ¿Las ciudades inteligentes existen?

Una infraestructura super-inteligente sirve de poco si no hay nadie alrededor para ponerla a trabajar. 

Coches sin conductor, hogares inteligentes, tranvías y trenes de alta velocidad, rascacielos con paneles solares -hay un montón de visiones en cuanto a lo conectadas que están las ciudades inteligentes. Sin embargo, parece que en estas visiones se olvida uno de los elementos importantes- las personas. La tecnología de las ciudades del futuro que imaginamos parecen estar desprovistas de gente real haciendo cosas reales

personas conectadas inteligentemente
Foto: thinkdigitalmkt.wordpress.com

La mayoría de la gente no es rica. Más bien, la mayoría de la gente es normal; padres yendo y viniendo entre el trabajo y la práctica de fútbol, el supermercado y el consultorio del médico; personas mayores con dificultades para mantenerse al día en un mundo de creciente complejidad; niños pequeños que están creciendo conectados con la mayoría de las personas son sólo eso - la gente. Personas que trabajan para salir adelante, personas tratando de hacerse un mínimo de éxito, manteniendo un cierto grado de bienestar. 

Estas son las personas para quienes, la ciudad inteligente debe ser diseñada. A medida que el Internet de las Cosas (IoT) evoluciona, los líderes civiles tienen la oportunidad de fomentar el desarrollo de las ciudades y regiones en lugares que exceden las necesidades del ciudadano promedio y para que los desposeídos que viven en refugios puedan participar junto a aquellos para los que la conectividad es un hecho de la vida. 

Las ciudades han sido siempre lugares donde la sociedad se une en una. Las ciudades inteligentes no serán diferentes. Los métodos, políticas y tecnologías utilizadas para lograr este objetivo pueden ser nuevas, pero lo que hoy se llama una ciudad inteligente no es más que un lugar que está por delante de la curva. 

Ciudades sin personas no son ciudades en absoluto. Es por eso que una ciudad verdaderamente inteligente y conectada comienza con la gente inteligente y conectada. 

Más allá del Wearable 

La vanguardia del ciudadano conectado es sin duda el teléfono inteligente (Smartphone). Una cantidad inimaginable de información es accesible a la mayoría del mundo gracias a un dispositivo que cabe en un bolsillo. De cara al futuro, el Smartphone será sólo uno de una infinidad de cosas que cuenten con conectividad e inteligencia. 

wearables health - tecnología portable
Foto: letsgeekes.com

El CEO de Cisco, John Chambers, y el vicepresidente ejecutivo Wim Elfrink argumentan que la creación de ciudades inteligentes significa conectar todo, así como a todo el mundo. Escribieron en Foreign Affairs

"La Internet de Todo (IoE) ya está revolucionando la forma en que nuestras ciudades operan, creando una economía mundial más dinámica y también trayendo nuevas experiencias, y haciendo más ricos a los ciudadanos. Pronto, vamos a vivir en un mundo donde todo - y todo el mundo - se puede conectar a todo lo demás. Calles serán más seguras, casas serán más inteligentes, los ciudadanos serán más saludables y mejor educados. 

El Internet de Todo va a cambiar nuestra forma de trabajar - más información, mejores decisiones, cadenas de suministro más ágiles, fabricación más sensible, y el aumento de valor económico. La fundación de la ciudad del futuro será la Internet de Todo, y aquellos que abrazan esta tecnología están liderando el camino". 

En medio de la gran migración urbana del siglo 21, las ciudades van a encontrarse frente a una demanda sin precedentes. Se estima que para finales del 2050 tal vez el cambio más fundamental en la civilización humana se habrá producido, más del 70 por ciento de la población mundial vivirá en una ciudad. 

Este cambio significa que las ciudades van a ser gravadas más que nunca en su lucha por proveer recursos y servicios adecuados a sus habitantes. Al mismo tiempo, sin embargo, el mundo es cada vez más rico en datos y la hiper-conexión. Esto es lo que va a hacer la transición a la urbanización mundial no sólo soportable; sino, si se hace correctamente, será una época de prosperidad sin límites y bienestar. 

Ya, en el frente del bienestar, la tecnología portátil (Wearable) está proporcionando a los consumidores nuevos y mejores medios de vigilancia de la salud. Hasta ahora el Fitness y la actividad rastreadora han liderado el mercado del dispositivo portátil. Aunque no es particularmente sofisticado, estos dispositivos sirven como un microcosmos de la ciudad inteligente, ya que proporcionan a los usuarios mejores datos que en última instancia les permitan tomar mejores decisiones -en este caso acerca de su propio bienestar-. 

Como medio para la gestión y mejora de la salud, la tecnología portátil es un comienzo prometedor. Pero, como Government Technology informó, el naciente mercado de la tecnología portátil de hoy es confuso, fragmentado y con tendencia a la ambivalencia de los consumidores. 

"La mayoría de wearables de hoy son demasiado caprichosos para ser tomados en serio por la comunidad médica", la consultora de tecnología portátil Lisa Suennen dijo al redactor Colin Wood de Government Technology

A los médicos no les importa cuántos pasos sus pacientes sanos están tomando. Quieren un método eficaz para el seguimiento de los pacientes en riesgo, para que puedan prevenir la readmisión o atrapar un problema antes de que se convierte en un problema más grande. 

Para contrarrestar esto, las compañías están desplegando una serie de nuevos dispositivos que proporcionen conocimientos cada vez más profundos sobre la salud del usuario, como dispositivos para monitorear la actividad cardíaca, la sangre y la condición del tejido, la apnea del sueño -incluso el movimiento del ojo y la velocidad a la que una persona está en movimiento-. Estos dispositivos podrían, al menos en teoría, permitir a los médicos tener acceso en tiempo real a una serie de indicadores de salud de los pacientes. Si la gente está lista para transmitir de forma inalámbrica tales datos personales, queda por verse. 

Pero el aprovechamiento de la tecnología para el bienestar es sólo parte de lo que significa ser un ciudadano conectado inteligente. Kanumury Radhesh, que dirige el Programa Emprendedor Global para IBM India y el sur de Asia, escribió recientemente que una ciudad inteligente "utiliza la tecnología para mejorar la calidad, el bienestar y la seguridad de los ciudadanos. Proporciona los medios para participar de manera más efectiva y activamente con sus ciudadanos y empresas. Y, por último, ayuda a las autoridades de la ciudad para reducir los costos y el consumo de recursos para sus ciudades". 

¿Cómo las ciudades inteligentes pueden lograr estas cosas? 

La adición de inteligencia a las infraestructuras es una cosa, doblar los ciudadanos en una red de una ciudad inteligente es otra muy distinta. La salud es una parte de la ecuación, pero también lo es transporte, energía, agua y residuos. También lo son otros elementos como la vivienda, educación, medio ambiente y empleo -mucho de lo que FutureStructure define la infraestructura blanda; la política, el marco jurídico y normativo de las ciudades se debe tener en cuenta con el fin de crear un lugar que no sólo funcione mejor en términos de infraestructura, pero en última instancia, ayude a hacer de la ciudad un lugar mejor en el que vivir. La verdad es que una casa en una ciudad inteligente y conectada con los ciudadanos es una construcción con cientos o miles de pequeñas piezas que juntas son transformadora.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario