¿Qué es una ciudad amigable con los mayores?

Según datos de las Naciones Unidas (2006) para el año 2050 las personas de más de 60 años serán el 22% del total. Para entonces, por primera vez en la historia de la humanidad, habrá más personas mayores que niños en la población. En la actualidad, los países en desarrollo están envejeciendo a un ritmo mucho mayor que los países desarrollados: dentro de cinco décadas, poco más del 80% de las personas mayores del mundo vivirán en países en desarrollo, frente a 60% del año 2005. 

Foto: aitorurrutia.eu

Actualmente, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. Las mega-ciudades, ciudades con 10 millones de habitantes o más, se multiplicaron diez veces durante el siglo XX y el número y la proporción de habitantes urbanos seguirán creciendo en las próximas décadas, en especial en las ciudades con menos de cinco millones de habitantes. Para el año 2030, cerca de tres de cada cinco personas del mundo vivirá en alguna ciudad, y el número de habitantes urbanos en las regiones menos desarrolladas será casi cuatro veces mayor que en las regiones desarrolladas. 

Bajo este panorama, las ciudades enfrentan grandes desafíos y deben proveer estructuras y servicios que sostengan el bienestar y la productividad de sus residentes, ser entornos de vida facilitadores y de apoyo para compensar los cambios personales (físicos, cognitivos,..) y sociales asociados a las diferentes condiciones y etapas de la vida de cualquier persona. 

En las ciudades inteligentes. ¿Se tiene en cuenta la diversidad funcional y a las personas mayores?

Las menciones encontradas sobre accesibilidad e inclusión social en las ciudades inteligentes son casi nulas en las búsquedas realizadas, lo que constituye una preocupación dado el futuro que se avecina.

¿Qué es una ciudad amigable con la edad? 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), una ciudad amigable con los mayores alienta el envejecimiento activo mediante la optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. 

Foto: OMS

Una ciudad amigable con las personas mayores es un entorno urbano integrador y accesible que fomente un envejecimiento activo. Lograr la participación de las personas mayores es un elemento esencial para cualquier ciudad amigable con los mayores. Sus aportaciones son importantes para evaluar la adaptación de las ciudades, fijar prioridades, proponer soluciones y seguir los progresos realizados. 

¿Qué es una ciudad accesible? 

Es aquella en la que los derechos de las personas con discapacidad y personas mayores se aseguran y respetan. En ella no hay discriminación, ni barreras, y sus diseños permiten a todas las personas, independientemente de sus características y situaciones, manejarse e interactuar con seguridad, dignidad y autonomía. Implica una gestión sostenible y proactiva de la accesibilidad universal, resaltando la importancia del carácter inclusivo de las ciudades, y la obligatoriedad de vincular las premisas del diseño universal en la manera como se proyecta y se materializa la ciudad, incluyendo sus entornos físicos y digitales, la comunicación y la comprensión del entorno. 

La visión del Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT), es que para que las ciudades sean inteligentes, es imprescindible que sean amigables con la edad y accesibles para cualquier persona. Su objetivo en esta materia, por tanto, se dirige a garantizar que las necesidades de las personas mayores y las personas con diversidad funcional estén contempladas en los servicios que se vayan creando. Para ello, deben crearse canales de participación desde el inicio de cada proyecto para que las organizaciones que representan a estos colectivos puedan contribuir con su punto de vista. La facilidad de uso y la accesibilidad es una necesidad trasversal, que debe ser considerada en todos los proyectos y actuaciones que se desarrollen, en la ciudad y fuera de ella. Las bondades de la ciudad inteligente deben ser para todos y, para garantizarlo, todos los esfuerzos que se hagan deben estar supervisados bajo el principio del Diseño Universal: Por razones de justicia y también por razones económicas. 

En el Documento “Ciudades Globales con los Mayores. Una guía”, (OMS, 2007), se identifican un total de ocho temas en los que actuar para proveer un panorama integral de amigabilidad en la ciudad. Estos temas son: espacios al aire libre y edificios, transporte, vivienda, participación social, respeto e inclusión social, participación cívica y empleo, comunicación e información, servicios de apoyo comunitario y de salud.

La accesibilidad aparece como característica esencial de algunos de estos temas y también como facilitador o reflejo de otros. 

Los tres primeros, espacios al aire libre y edificios, transporte y vivienda, como características claves del entorno físico de una ciudad, influyen fuertemente sobre la varias cuestiones, entre otras la movilidad personal; los edificios y las calles libres de barreras mejoran la movilidad e independencia de personas mayores y de las personas con discapacidad, tanto jóvenes como mayores. 

Pero además estos ocho ámbitos de la vida en la ciudad se superponen e interactúan entre sí. El respeto y la inclusión social se ven reflejados en la accesibilidad de los edificios y espacios. Y la participación social, cívica y económica depende en parte de la accesibilidad de los espacios al aire libre y los edificios públicos. El transporte y la comunicación e información interactúan de manera particular con las otras áreas: sin transporte o medios adecuados para obtener información que permita el encuentro y la conexión de las personas, se tornan inaccesibles otros servicios e instalaciones urbanas. 

Trabajar para conseguir una mayor accesibilidad en todos los ámbitos de la ciudad y una óptima información sobre los niveles de accesibilidad y lograr una ciudad más inteligente y más amigable representa grandes desafíos para los gobiernos locales. 

Hoy por hoy, un total de 35 ciudades en todo el mundo participan en el proyecto de la OMS en el desarrollo de ciudades amigables con los mayores, incluyendo a Seis de las mega-ciudades con más de 10 millones de habitantes (Ciudad de México, Moscú, Nueva Delhi, Río de Janeiro, Shanghai y Tokio) y cuasi mega-ciudades como Estambul, Londres y Nueva York. Por su parte, entre las ciudades españolas que apuestan por el envejecimiento activo y porque los mayores tengan una serie de facilidades que los ayuden en su día a día están Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Mérida, Ourense, Santader o Zaragoza.
Compartir Compartir

Sobre el autor Nubia Márquez

Economista y Tecnóloga con Especialización en Aplicaciones E-Business, Tutor Virtual y Bloguera. Apasionada por la Tecnología, las Finanzas y la Educación con énfasis en la Web 2.0. En mis ratos libres me encanta cocinar, viajar, leer y navegar en la Internet.

 
    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario